Imagen de archivo de Corinna Larsen. | Efe

0

La examiga de Juan Carlos I, Corinna Larsen, planeó en el año 2007 que los gestores de un fideicomiso denominado Peregrine, desde Nueva Zelanda, entregaran al rey emérito el 30 por ciento de los ingresos provenientes de un fondo Hispano-Saudí en el caso de que ella muriera, según consta en los 'Papeles de Pandora' y han anunciado La Sexta y El País.

Según señala la misiva, que está sin firmar, la consultora alemana expresó su deseo de que tras su muerte los activos del fondo Peregrine Trust se distribuyeran «a partes iguales» entre sus dos hijos. Además, entre los beneficiarios, añadió a continuación a «Su Majestad el Rey Juan Carlos I Borbón de Borbón, nacido el 5 de enero de 1938, residente en el Palacio de la Zarzuela de Madrid».

«Deseo que los fideicomisarios consideren distribuir a Su Majestad el Rey Juan Carlos I Borbón de Borbón el 30% de todos los ingresos provenientes únicamente del Fondo de Inversiones Hispano Saudí. Tras la liquidación del Fondo de Inversiones Hispano Saudí, Su Majestad el Rey Juan Carlos I Borbón de Borbón ya no debería ser considerado beneficiario del fideicomiso», detalló Corinna.

Los documentos, sin firmar, se crearon el 27 de marzo de 2007, catorce días antes de que se registrara en Guernsey, paraíso fiscal de las Islas del Canal, el fondo hispano saudí impulsado por ambos países. Por su parte, el abogado de Larsen asegura que esos documentos son falsos. J