Troops have arrived to defend the eastern border of Poland 🇵🇱 Night gathers and now our watch begins ⚔️ https://t.co/k2xO90Q2SN | Twitter: @JackPosobiec

0

Crecen los choques y la tensión no va a menos, sino al contrario, en la tierra sembrada de alambradas que comparten Polonia y Bielorrusia, donde desde hace unos días miles de refugiados, muchos de ellos menores, esperan el momento idóneo para ingresar a la Unión Europea (UE) incumpliendo la legalidad comunitaria e internacional.

Este martes Polonia ha seguido enviando efectivos militares a la frontera, incluyendo a policía y agentes fronterizos. A su vez los Veintisiete han acordado endurecer las condiciones de tramitación de los visados de entrada a la UE para los altos cargos del régimen que preside Alexander Lukashenko, en respuesta a los intentos de Bielorrusia de «desestabilizar» el bloque comunitario por ejemplo facilitando el paso ilegal de miles de migrantes a suelo europeo.

En este vídeo, una multitud grita «german», una referencia a Alemania, su destino predilecto para empezar una nueva vida frente a los escudos de los militares polacos que les barran el paso hacia la misma.

Este endurecimiento se aplicará únicamente a «funcionarios del régimen bielorruso» y no a la población civil. «Es inaceptable que Bielorrusia juegue con la vida de seres humanos con fines políticos. Esta decisión demuestra una vez más nuestra voluntad de seguir luchando contra el ataque híbrido», ha indicado en un comunicado el ministro de Interior de Eslovenia, presidencia de turno de la UE, Ales Hojs.

Este pasado lunes la OTAN ya denunció el aumento del flujo migratorio desde Bielorrusia a países aliados como Lituania, Polonia y Letonia, en lo que considera un «inaceptable» uso de los migrantes como «táctica híbrida». «Estamos preocupados por la reciente escalada. Pedimos a Bielorrusia que cumpla el Derecho Internacional».

Por su parte, el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, ha explicitado lo que todo el mundo sabe, que cuenta con el apoyo de Rusia.

En concreto, con el presidente Vladimir Putin, Lukashenko ha abordado este martes la situación migratoria en la frontera entre Bielorrusia y la UE.

Ambos líderes han «intercambiado puntos de vista sobre la situación con lo refugiados en la frontera» entre Bielorrusia y Polonia, ha indicado en un comunicado la Presidencia bielorrusa. En la conversación, la situación fronteriza «ha ocupado un lugar especial, así como las duras acciones por parte de Polonia en relación con los civiles».

Ambos líderes también han compartido la «especial preocupación» por la «concentración de tropas regulares de Polonia en la frontera», mientras que, por último, han discutido «en detalle los hechos y tendencias alarmantes que tienen lugar en la frontera».

Más allá de los pronunciamientos más o menos velados de los líderes mundiales, la cuestión está siendo muy comentada en las redes sociales, también en nuestro país.

Allí los incondicionales de grupúsculos en los ambientes más extremistas elogian la «defensa» de Polonia de las fronteras europeas, equiparando la situación y estableciendo paralelismos con lo que sucede allí y en la frontera sur de Europa, en puntos como Baleares y a una escala mayor Canarias o Ceuta.