0

Las ventas de vehículos se han visto afectadas a lo largo de este año ya no solo por la situación sanitaria, sino por un fallo en el suministro de los componentes necesarios para fabricar automóviles. El desabastecimiento de material que se está viviendo, mundialmente, de manera generalizada, afecta a la industria del motor con falta de semiconductores, necesarios para la fabricación de un automóvil, está retrasando las entregas y lastrando las ventas.

Mientras que en el mercado de los coches nuevos esto se traduce en largas esperas para recibir el automóvil comprado debido a la falta de stock, la situación también repercute en el mercado de segunda mano: los coches de ocasión se han encarecido un 7% en lo que va de año.

El Green Car Monitos VO realizado por Autobiz para Sumauto materializa cómo la elevada demanda de vehículos de segunda mano repercute sobre su precio medio. En los coches de gasolina y diésel, el precio es de 18.0005 euros, con un aumento del 6,8% respecto a enero, y en el caso de las motorizaciones de emisiones reducidas, el coste medio por coche es de 28.849 euros con un aumento del 7% respecto al primer mes del año.

Los factores que están provocando este trasvase de compradores al mercado de ocasión y, por lo tanto, el encarecimiento de los precios de los coches, son el stock retenido, tanto por los particulares, que no pueden dar su coche usado a cambio de comprar uno nuevo, como por los operadores de renting; y el frenazo a las automatrículas por parte de los concesionarios.

La situación actual es que cada vez hay más compradores y cada vez menos coches. E incluso en el mercado de segunda mano, los anuncios de venta de un coche duran menos: el tiempo de exposición para la venta de un motor de combustible ha bajado de los 123 a los 101 días mientras que en los coches ECO los días que dura un modelo ala venta son 81 en vez de 96 como hace 4 meses.