Una persona sostiene una imagen del presidente asesinado Jovenel Moise. | RICARDO ARDUENGO

0

El exmilitar colombiano Mario Antonio Palacios, supuestamente implicado en el asesinato del presidente de Haití Jovenel Moise, ha sido entregado a las autoridades de Estados Unidos y tendrá una audiencia este martes en una corte de Miami, informó la Fiscalía. La Fiscalía, que no ofreció detalles del arresto del colombiano, señaló que Palacios tendrá su primera audiencia hoy en la tarde ante la jueza Alicia Otazo-Reyes. Palacios está entre los posibles responsables del magnicidio perpetrado por un comando el 7 de julio del año pasado en Puerto Príncipe.

El colombiano fue arrestado en Jamaica en octubre pasado y condenado por ingresar ilegalmente al país desde República Dominicana, un cargo por el que se emitió una orden de deportación. Palacios es un supuesto integrante del comando acusado de asesinar al presidente haitiano y sobre el pesaba una orden de búsqueda y captura emitida en julio por la Policía Nacional de Haití. El domingo pasado el Gobierno de Jamaica confirmó que Palacios iba a ser deportado a Colombia el lunes debido que el Gobierno de Haití no había facilitado información suficiente sobre la vinculación del colombiano con el magnicidio.

«La información proporcionada no lo vinculaba con el asesinato y esencialmente indicaba que era sospechoso de un intento de robo a mano armada, sin ningún detalle», indicó el Gobierno de Jamaica. El diario Miami Herald informó este martes de que Palacios fue arrestado en Miami tras llegar procedente de Panamá, basado en fuentes cercanas a los hechos, pero no está claro cómo fue el traslado. Del grupo que supuestamente perpetró el ataque fueron arrestados 18 exmilitares colombianos y 2 haitiano-estadounidenses, mientras que otros 3 colombianos murieron en tiroteos con la Policía. La esposa del asesinado presidente, Martine Moise, que resultó herida en el ataque y fue intervenida quirúrgicamente en Estados Unidos, denunció en el funeral de su marido que la oligarquía del país es, supuestamente, la responsable del crimen.