Concentración en la embajada ucraniana de Londres en agradecimiento por la posición de las potencias occidentales. | Reuters

2

Járkov, la ciudad industrial por excelencia de Ucrania y la segunda más grande del país, podría ser el primer objetivo de Rusia cuando empiecen las hostilidades. Así lo ha revelado el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy a The Washington Post, afirmando que así será el previsible inicio de una «guerra a gran escala». Rusia ha acumulado en las últimas semanas decenas de miles de tropas cerca de su frontera con Ucrania. Járkov, al este, es la segunda ciudad más grande de la exrepública soviética y se encuentra a tan solo 42 km. de la frontera.

«Diré de manera realista que si Rusia decide aumentar su escalada, por supuesto que lo harán en aquellos territorios donde históricamente hay personas que solían tener vínculos familiares con Rusia», dijo Zelenskiy.

«Járkov, que está bajo el control del gobierno de Ucrania, podría estar ocupado. Rusia necesita un pretexto: dirán que están protegiendo a la población de habla rusa». El mandatario apunta que este escenario es «factible» después de ver lo sucedido alrededor de la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014.

«No va a ser solo una ocupación, va a ser el comienzo de una guerra a gran escala», dijo. Rusia, que tiene decenas de miles de soldados cerca de la frontera, ha negado sus planes de atacar a Ucrania mientras en Ginebra se han llevado a cabo encuentros entre la administración rusa y la norteamericana.

Járkov ya fue la capital de Ucrania desde 1919 hasta 1933, cuando formaba parte de la Unión Soviética, y alberga fábricas de tanques y tractores, así como factorías de productos electrónicos.

«Quiero asegurar a todos los residentes que la ciudad está lista para rechazar con firmeza a un invasor potencial, tenemos todas las fuerzas para defendernos», dijo al respecto el alcalde de la ciudad, Ihor Terekhov, en Facebook.