Lugar del atentado. | JAMAL TARAQAI

0

Al menos tres personas murieron y otras 24 resultaron heridas este miércoles tras un ataque con explosivos en la ciudad de Quetta, de la provincia de Baluchistán, en el suroeste de Pakistán, informaron fuentes oficiales. El ataque, cometido con un artefacto explosivo a control remoto oculto en una caja, ocurrió este miércoles justo cuando un grupo de policías salía de una furgoneta, causando la muerte de un agente y otras dos personas aún sin identificar, dijo el oficial de policía Shehzad Gul. «Otras 24 personas, incluidos dos policías, resultaron heridos», dijo el funcionario. Las autoridades han impuesto medidas de emergencia para que los hospitales de la ciudad, médicos, y personal paramédico garanticen su presencia en los centros de atención. De momento, ningún grupo armado se ha atribuido la responsabilidad de la explosión.

«Terroristas cobardes atacaron a ciudadanos inocentes en un atentado terrorista», dijo en un comunicado el jefe de gobierno de la provincia de Baluchistán, Abdul Qudoos Bizenjo. De acuerdo con Bizenjo, en este momento los grupos armados de la región «están haciendo esfuerzos para perturbar la paz en Quetta y la provincia bajo una conspiración planificada y bien pensada». El gobernante regional pidió «utilizar todos los recursos para llevar a los responsables del incidente ante la justicia», según el escrito. Pakistán vive en este momento una escalada de violencia insurgente que coincide con la llegada al poder de los talibanes en el vecino Afganistán y la retirada de las tropas internacionales.

Las fuerzas paquistaníes han sido blanco de varios ataques en Baluchistán en las últimas semanas, que han dejado más de una decena de soldados muertos, varios de ellos reivindicados por el Ejército de Liberación Baluchi (BLA). La provincia de Baluchistán, la más extensa y menos poblada de Pakistán, es escenario habitual de violencia con la presencia de grupos armados, facciones talibanas y grupos yihadistas. Varias organizaciones armadas impulsadas por sentimientos separatistas de la etnia baluchi, incluido el BLA, han estado luchando contra el Gobierno durante décadas por la formación de un Estado independiente.