Efectivos de los equipos de rescate durante las labores de búsqueda en la zona donde se estrelló el Airbus A320 de la compañía áerea Germanwings. | EFE - Ministerio del Interior fr

La Justicia francesa ha archivado la causa por presunto homicidio involuntario en relación a la tragedia de Germanwings en 2015, ya que entiende que no se podía prevenir el «suicidio-homicidio» que cometió el piloto Andreas Lubitz, que estrelló el avión en los Alpes.

«El acto de Andreas Lubitz no era previsible», han concluido los magistrados de la corte de Marsella que han examinado otras posibles responsabilidades por un siniestro que se saldó con 150 muertos, todas las personas que viajaban en un avión que había partido desde Barcelona rumo a Dusseldorf, según el diario 'Le Parisien'.

En este sentido, los jueces han señalado que nadie tuvo constancia de antemano de las intenciones de Lubitz, en un dictamen que se adoptó en febrero y que exonera de cualquier responsabilidad a empresa, compañeros de trabajo o médicos, entre otros potenciales acusados. La tragedia tuvo lugar el 24 de marzo de 2015 y todas las investigaciones realizadas en este tiempo demostraron que Lubitz había estrellado el avión de forma deliberada. Medio centenar de las víctimas eran españolas.