Edificios destrozados en Borodyanka (óblast de Kiev) por los bombardeos aéreos https://t.co/cENeVG4Jnf | Twitter: @6w_es

La desolación se abre camino en las últimas horas en Borodyanka, una ciudad cercana a Kiev donde los bombardeos se han intensificado este viernes. Los drones han volado tras el ataque de las fuerzas rusas y han retratado la destrucción de la ciudad ucraniana desde un punto de vista privilegiado. La reacción ante el testimonio no da la medida exacta del avance de la guerra en este enclave cercano a la capital.

Desde el aire de Borodyanka se aprecian casas aplastadas y un bloque de apartamentos gravemente dañado, con algunos domicilios carbonizados y aún llameantes. Vehículos militares abrasados se reparten por la carretera principal.

Si bien todavía no se ha lanzado un ataque masivo en Kiev, la capital ha sido bombardeada y las fuerzas rusas han desatado una feroz potencia de fuego para tratar de romper la resistencia, también en la cercana ciudad. En el barrio Borshchahivka de la capital ucraniana, a unos 18 kilómetros al oeste del centro, los restos metálicos retorcidos de un misil, que las defensas aéreas ucranianas aparentemente derribaron durante la noche, yacían en medio de la calle a pocos metros de una estación de autobuses.

Hasta una docena de explosiones se escucharon en el centro de Kiev desde el viernes por la mañana y las sirenas de ataque aéreo sonaron, en una aparente señal de que los ataques rusos se intensifican, tal y como relatan los testimonios directos. Decenas de miles de residentes han huido de Kiev hacia la relativa seguridad del oeste de Ucrania y los países vecinos, pero otros tantos permanecen en la capital ucraniana.

Entre estos no cuesta mucho encontrar a personas cuyos mensajes para el ejército ruso son desafío. Liliya, una mujer vestida con un abrigo negro, señalaba los restos del misil y aseguraba que Moscú era culpable de «genocidio» contra Ucrania. «Estas criaturas sedientas de sangre vinieron a matarnos», dijo. Cerca de allí, Igor Leonidovich, un hombre con gafas de 62 años, se describió a sí mismo como de etnia rusa y dijo que se mudó a Ucrania cuando era niño hace más de 50 años. «Todos ellos (los invasores rusos) deberían irse al infierno», dijo. «No puedo creer lo que estoy viendo con mis propios ojos. La situación se está deteriorando para todos, pero especialmente para las fuerzas de ocupación».