Mientras la discusión internacional sobre los hechos en Ucrania se vuelve más compleja, los bombardeos prosiguen y también las penurias de la población. | Reuters

Rusia prosigue en su intento de extender la sombra de duda sobre Estados Unidos y sus supuestas actividades militares ilegales en Ucrania. El régimen de Vladímir Putin ha elevado una petición al Consejo de Seguridad de la ONU, máximo órgano competente en materia de seguridad internacional, para discutir la supuesta presencia de armas biológicas desarrolladas por los americanos en centros secretos, con la connivencia de Kiev, una acusación negada por ambas partes.

En este decimosexto día de invasión rusa de Ucrania la ONU ha planteado una sesión especial, convocada por Rusia, para exponer ante los representantes de las potencias que deben asegurar la paz mundial las acusaciones vertidas por estos contra Estados Unidos, ambos presentes en el propio consejo y con derecho a veto. Mientras los bombardeos de ciudades se intensifican en Ucrania y la evacuación de civiles continúa con mucha dificultad, se escenifica una vez más la ruptura del sistema de relaciones internacionales, el mismo que Putin ha impugnado de forma violenta pasando a la agresión territorial.

Noticias relacionadas

En varias comparecencias en las últimas horas distintos representantes del gobierno ruso han asegurado que su ejército ha descubierto en Ucrania pruebas de una «eliminación de emergencia» de rastros, algo que apunta a la existencia de un supuesto programa biológico-militar desarrollado en Ucrania y financiado, según Moscú, por Estados Unidos.

El portavoz del Ministerio ruso de Defensa, Igor Konashenkov, aseguró que empleados de esos laboratorios biológicos supuestamente informaron de la destrucción el pasado 24 de febrero de patógenos particularmente peligrosos como la peste, el ántrax, la tularemia, el cólera y otras enfermedades mortales. Pero Estados Unidos lo rechaza: La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, ya advirtió de que Rusia podría estar planeando el uso de armas químicas o biológicas en Ucrania en respuesta a las «falsas» acusaciones rusas contra Washington. Y este pasado jueves la misma Psaki recordó que Rusia «tiene un gran programa de armas biológicas y químicas» así como un «historial de inventar mentiras».

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, por su parte, ha rechazado en la madrugada del viernes las acusaciones rusas de que en Ucrania haya armas químicas «ni otras armas de destrucción masiva», y dijo que tales acusaciones son parte de la propaganda rusa para justificar su invasión. «Los rusos dicen que presuntamente estamos desarrollando armas biológicas y que estamos preparando un ataque químico. Eso me preocupa realmente porque si tú quieres saber cuáles son los planes rusos, hay que ver de lo que los rusos les acusan a otros».