0

A un día del esperado desfile del Día de la Victoria que se celebra cada año en Moscú para conmemorar el aniversario de la victoria soviética frente a la Alemania nazi, El presidente ruso, Vladímir Putin, ha enviado mensajes de felicitación a los líderes y ciudadanos de varios países exsoviéticos. Como era de esperar, ninguna de esas misivas tenía como destino al presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, al que el Kremlin ha tachado de tener un Gobierno nazi desde que comenzó la invasión del país.

En las cartas, el presidente ruso ha asegurado que el deber común es "evitar el renacimiento del nazismo, que trajo tanto sufrimiento a la gente de diversos países". "Es necesario conservar y transmitir (...) la verdad sobre los sucesos de la guerra, los valores espirituales comunes y las tradiciones de amistad y hermandad", afirmó el mandatario, citado por el Kremlin.

La felicitación llego este domingo a los líderes y ciudadanos de Azerbaiyán, Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, Moldavia, Tayikistán, Turkmenistán, Uzbekistán y las autoproclamadas repúblicas de Abjazia y Osetia del Sur.

"El líder ruso ha destacado en sus telegramas de felicitación a los jefes de Estado de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk que hoy nuestros soldados, igual que hicieron sus ancestros, combaten hombro con hombro por la liberación de su patria de la inmundicia nazi y ha expresado su confianza que la victoria será nuestra como lo fue en 1945", ha informado la Presidencia rusa en un comunicado.

Horas antes de comenzar la invasión de Ucrania el pasado 24 de febrero, Putin reconoció a las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk como Estados independientes.

Así mismo, el mandatario ruso felicitó también a los pueblos de Georgia y Ucrania, dejando fuera de las felicitaciones a las autoridades de estos países, que han expresado su interés en sumarse a la OTAN.

En particular cita a los veteranos de la Gran Guerra Patriótica -nombre utilizado para designar a la Segunda Guerra Mundial en Rusia- y a los ciudadanos en general de Ucrania y se refiere a la "la venganza de los herederos ideológicos de quienes fueron derrotados en la Gran Guerra Patriótica".

"El mal ha vuelto otra vez"

Por su parte, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha advertido este domingo de que la invasión rusa de Ucrania supone un resurgir del "monstruo" del nazismo. "Nuestras ciudades sobrevivieron a la terrible ocupación y tardamos casi 80 años en olvidarlo, pero hemos vuelto a ver una ocupación otra vez. Es la segunda ocupación de nuestra historia y en casos como el de Mariúpol, la tercera. Los nazis mataron a 10.000 civiles en los dos años de ocupación. Rusia ha matado a 20.000 en dos meses de ocupación", ha asegurado.

Para Zelenski, "el mal ha vuelto otra vez (...). Con distinta forma, con distintos lemas, pero con el mismo objetivo". "Repiten sus crímenes e incluso intentan superar al maestro y desplazarlo del pedestal del mayor mal de la historia humana, establecer un nuevo récord mundial de xenofobia, odio, racismo y número de víctimas", ha dicho el líder ucraniano.

Al anunciar el inicio de la campaña militar rusa en Ucrania, Putin afirmó que el objetivo de esa "operación militar especial" radica en la desnazificación de este país. Esa calificación de "operación" podría cambiar a "guerra total" esta misma semana, ya que se espera que en el desfile de este lunes el presidente ruso anuncie una nueva fase del conflicto.

El ministro de Defensa británico, Ben Wallace, aseguró hace días que el Kremlin pasará página de la "operación especial" para hablar abiertamente de guerra. No obstante, sobre lo que sucederá este lunes hay versiones contradictorias y habrá que esperar a ver que ocurre. Las diferentes fuentes manejan dos opciones: la guerra total o que Putin decida acabar con ella el nueve de mayo y cese en su ofensiva.

El propio Papa Francisco afirmó esta misma semana que en una conversación con el primer ministro húngaro, Viktor Orbán -Estado de la UE afín a Putin-, el mandatario le habría asegurado que "los rusos tienen un plan, que todo acabará el 9 de mayo". A la espera de saber que sucedes, lo que esta claro es que el mundo seguirá con atención la celebración de este nueve de mayo, que podía marcar un antes y un después de la guerra en Ucrania.