Imagen de archivo del líder norcoreano. | Reuters

6

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, ha trasladado al presidente de Rusia, Vladímir Putin, su apoyo a Moscú a la hora de «eliminar las amenazas políticas y militares por parte de fuerzas hostiles», en medio de la invasión de Ucrania, desencadenada el 24 de febrero. Kim ha enviado un mensaje a Putin para felicitarle por el Día de la Victoria, celebrado el lunes en el país euroasiático para conmemorar la victoria sobre la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial, según ha recogido el diario norcoreano Rodong Sinmun.

«El pueblo ruso logró una gran victoria en la batalla de la justicia para destruir el fascismo, que amenazaba al destino de la humanidad, demostrando su heroísmo y sacrificio», ha dicho el líder norcoreano en su mensaje. «Estoy convencido de que la amistad tradicional y estratégica entre los dos países será fortalecida y desarrollada de forma continua, en línea con las demandas de los tiempos y los intereses fundamentales de los pueblos de ambos países», ha subrayado.

El mensaje ha sido enviado un día después de que Pyongyang acusara a Estados Unidos y otros países occidentales de utilizar Ucrania para llevar a cabo «una guerra subsidiaria» contra Rusia, más de dos meses después del inicio de la invasión por orden de Putin. «Estados Unidos y Occidente están actuando para llevar a cabo una guerra subsidiaria para lograr su objetivo sobre una ambición hegemónica», dijo el Ministerio de Exteriores norcoreano en un comunicado.

Así, alertó de que esta situación «es una invitación a un holocausto nuclear, mientras se altera la paz y la estabilidad mundial». «No escaparán a la denuncia y condena de la sociedad internacional», valoró. El Ministerio de Exteriores argumentó que «recientemente, la opinión pública internacional está difundiendo que Estados Unidos y Occidente usan Ucrania para una guerra subsidiaria contra Rusia» y ha reseñado que el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, participó en abril en una cumbre en Alemania donde «instigó a más de 40 países a dar más asistencia militar a Ucrania».

«Durante una visita previa a Kiev el 24 de abril, (Austin) admitió que el objetivo de Estados Unidos es debilitar las capacidades militares de Rusia y afirmó que quiere ver a Rusia debilitada a causa de la guerra en Ucrania hasta tal punto que no pueda lanzar una invasión nunca más», señaló.

Por último, recordó que el ministro de Exteriores ruso, Sergéi Lavrov, «ha dicho que la disposición de Estados Unidos y Occidente a dar armas a Ucrania significa que la OTAN está implicada en una guerra subsidiaria» y reseñó que el propio titular de la cartera de Exteriores rusa ha apuntado que «existe la amenaza real de una guerra nuclear o una tercera guerra mundial».