Josep Borrell. | Europa Press

2

Los Estados miembros de la Unión Europea seguirán negociando el sexto paquete de sanciones después de no lograr desbloquear la inclusión del embargo al petróleo ruso en la reunión de ministros de Exteriores del bloque. «Desgraciadamente no hemos podido finalizar el sexto paquete y los embajadores seguiremos discutiendo. Seguimos con las mismas dificultades sobre el embargo del petróleo», ha afirmado el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, en declaraciones tras la reunión que no ha despejado la situación. Así las cosas, la UE sigue sin forjar el consenso necesario para dar el paso de vetar el petróleo ruso, ya que Hungría y otros países del Este reclaman más tiempo para cortar el suministro, garantías de que tendrán alternativas al petróleo ruso y mayores inversiones para realizar la transición.

El debate ha transcurrido en términos económicos y Hungría ha explicado su posición sin entrar en cuestiones políticas, ha indicado Borrell. «Las cifras son bastante altas», ha concedido, sobre un debate que ha descrito como «constructivo» y en el que los Veintisiete han abordado el coste que supone adaptar la estructura energética de los países más dependientes. «Las discusiones seguirán pero una cosa está clara en el Consejo y es que hay que eliminar la dependencia energética con respecto al gas, petróleo y carbón de Rusia. Es algo que debemos hacer progresivamente, lo antes posible, pero se tiene que hacer», ha subrayado. Borrell evitado fijar plazos para cerrar el al acuerdo en el seno de la UE y se ha limitado a decir que espera que las discusiones sobre la sexta ronda «no duren mucho».

«No se si va a durar una semana o dos», ha reconocido, para recalcar que la UE se enfrenta a cambios estructurales en su realidad energética ya que un 40 por ciento del suministro de gas y un el 25 por ciento del petróleo proviene de Rusia. El jefe de la diplomacia ha celebrado el acuerdo político alcanzado entre los Veintisiete para financiar con 500 millones más el suministro de más armas a Ucrania. «Lo que empezó con 500 millones ya alcanza 2.000 millones. Esto es la punta del iceberg porque los Estados miembros hacen mucho más», ha asegurado Borrell sobre la cuarta tanda acordada por la UE para rearmar a Kiev ante la agresión rusa.

En términos similares se ha expresado el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares. Al término de la reunión ha explicado que la UE debe acomodar la posición de todos los Estados miembros para dar el paso y ha descartado que se vaya a romper la unidad de los Veintisiete en esta negociación. «No tengo miedo», ha explicado. «El apoyo es muy grande y hay reticencia de algún país pero lo ha planteado de forma constructiva. No es 'estoy en contra de la medida, sino tengo una situación particular'. Eso lo puedo comprender», ha señalado Albares. «Me gustaría que hubiéramos acordado hoy sobre el sexto paquete. Espero que en lo que queda de semana se alcance el acuerdo y empecemos a trabajar en una nueva ronda», ha indicado el ministro de Exteriores de Países Bajos, Wopke Hoekstra, que ha pedido empezar a pensar en más medidas contra Rusia seguir apoyando a Ucrania. Para el ministro de Exteriores eslovaco, Ivan Korcok, no cabía esperar un acuerdo este lunes, pero ha enfatizado que la UE debe, en todo caso, avanzar con la tanda de sanciones «para dejar claro que el paquete tiene aprobación y consenso».