0

Un funeral puede revelar muchas cosas; entre ellas, cómo la guerra de Ucrania se ha convertido en un brutal duelo artillero en el que Rusia lleva ventaja. De los 13 ataúdes sepultados en un cementerio de Dnipro —en la retaguardia de la batalla del Donbás— ocho de ellos eran soldados ucranianos sin identificar.

"Un defensor de Ucrania temporalmente desconocido", se lee en el letrero que acompaña la cruz de estos soldados, en los que se especifica el día en que murieron y la fecha del entierro. En el futuro se les espera identificar gracias a pruebas de ADN.

Cada viernes se celebra un gran funeral en el cementerio de Krasnopilske, en la ciudad bañada por el Dniéper, que se suma a las ceremonias individuales diarias. En la del viernes, de los trece ataúdes envueltos en la bandera de Ucrania sólo cinco de ellos estuvieron arropados por familiares y amigos.

En la amplia sección del camposanto dedicada a los soldados caídos por la guerra que comenzó Rusia el 24 de febrero, hay decenas y decenas de militares sin identificar. En las últimas semanas son incluso la mayoría.