Miembros de un batallón patrullan las calles en Járkov (Ucrania). | Efe

0

Más de 500 soldados del batallón de Azov y de otros grupos armados se a enfrentan procesos penales en la autoproclamada república popular de Donetsk por supuestos crímenes de guerra, informó hoy la agencia oficial rusa TASS. «Agencias encargadas del cumplimiento de la ley de la república popular de Donetsk (DPR) han iniciado casos contra más de 500 miembros de Azov y otros grupos armados», señaló una fuente de las fuerzas de seguridad de esta región separatista prorrusa. Indicó que todos los casos serán enviados a la justicia una vez los fiscales preparen las acusaciones. Los investigadores separatistas prorrusos acusan a estos soldados de pertenecer a un grupo armado ilegal, de ser mercenarios y de intentos de derrocar al «gobierno» de la DPR.

El batallón de Azov, creado en 2014 en la ciudad de Mariúpol, a orillas del mar de Azov, está plenamente integrado en la Guardia Nacional de Ucrania desde finales de ese año. Fue fundado por miembros de la extrema derecha para luchar contra los separatistas prorrusos en el este de Ucrania y ganó por primera vez fama por recuperar Mariúpol de las fuerzas rusas en junio de 2014. Sin embargo, a nivel mundial ganaron notoriedad en la actual campaña militar rusa en Ucrania por su resistencia en condiciones críticas en la acería de Azovstal en Mariúpol hasta su rendición completa a finales del mes pasado. De Azovstal salieron casi 2.500 soldados, que ahora son prisioneros de Rusia, que quiere juzgar a los «neonazis» y «criminales de guerra», especialmente a los mandos de Azov.