José Eduardo dos Santos. | Hugo Correia

0

El expresidente de Angola José Eduardo dos Santos ha fallecido este viernes en una clínica de Barcelona en la que fue ingresado a finales de junio, según ha confirmado el Gobierno del país africano a través de un comunicado en su cuenta oficial en la red social Facebook. "El Ejecutivo de la República de Angola pone en conocimiento de la opinión pública nacional e internacional, con un gran sentimiento de dolor y consternación, el fallecimiento de su excelencia el expresidente de la República José Eduardo dos Santos, ocurrido hoy a las 11.10 horas y certificado por el boletín médico de la clínica de Barcelona tras una prolongada enfermedad", ha señalado.

Así, ha mostrado su "gran respeto y consideración por la figura de un estadista de una gran dimensión histórica que gobernó durante muchos años con clarividencia y humanismo los destinos de la nación angoleña en unos momentos muy difíciles". "El Ejecutivo presenta a la afligida familia y sus más profundos sentimientos de pesar, al tiempo que llama a la serenidad en este momento de dolor y consternación", ha remachado. El expresidente fue ingresado el 23 de junio en una unidad de cuidados intensivos de una clínica barcelonesa, mientras que la semana pasada fuentes oficiales informaron de que se encontraba en coma. Dos Santos regresó en septiembre de 2021 a Angola tras más de dos años de exilio en Barcelona, si bien posteriormente abandonó de nuevo el país.

Dos Santos, de 79 años, fue presidente del país africano entre 1979 y 2017, cuando fue sucedido por Joao Lourenço. A pesar de que Lourenço era un hombre de confianza de Dos Santos, desde su llegada al poder ha lanzado numerosas campañas contra la corrupción del círculo cercano del exmandatario, incluida su hija, Isabel dos Santos, considera en el pasado como la mujer más rica de África. Durante su Presidencia, Dos Santos fue además comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Angola y presidente del Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA), el partido que ha gobernado el país desde su independencia de Portugal en noviembre de 1975.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha lamentado el fallecimiento de Dos Santos, de quien ha ensalzado su liderazgo en el fin de la guerra civil angoleña y su posición como un "importante socio regional e internacional defensor del multilateralismo". Por otro lado, Marcolino Moco, quien se desempeñó como primer ministro de Dos Santos entre 1992 y 1996, ha encumbrado al exmandatario como un "gran estadista" que logró salvaguardar la integridad territorial del país durante la Guerra Fría, aunque ha lamentado su "fracaso rotundo" en el afianzamiento de la democracia angoleña. "Aunque era una muerte que se esperaba desde hace tiempo, siempre es impactante para una persona, como yo, que trabajé muy de cerca con él durante varios años, a pesar de las diferencias naturales que teníamos", ha lamentado Moco.

El presidente de Cabo Verde, José María Neves, ha lamentado que este viernes su país ha perdido a "un gran amigo y un líder africano" que siempre tuvo como objetivo el "crecimiento económico y espiritual" del archipiélago caboverdiano. "El presidente José Eduardo dos Santos fue un gran amigo de Cabo Verde, apoyó en varios momentos el proceso de desarrollo de nuestro país, pero también un gran amigo de los caboverdianos en Angola", ha añadido Neves, quien ha asegurado que la población del archipiélago "debe llorar la muerte" del exmandatario angoleño. Otro de los líderes regionales, el presidente de Guinea Bissau, Umaro Sissoco Embaló, ha recordado a Dos Santos como "un líder único", un "gran panafricanista" y una figura que luchó por la causa africana y no solo por el interés de su propio país. "No es solo Guinea-Bissau, es toda África la que está de luto. Hemos perdido a un gran hijo de África. Guinea Bissau, por supuesto, tiene que rendir homenaje a este gran hombre", ha aseverado el jefe de Estado bisauguineano.