Joe Biden. | Kevin Lamarque

0

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo en una entrevista retransmitida hoy que sigue dispuesto a volver al pacto nuclear con Irán, que esto «depende ahora» de Teherán y que no descarta la acción militar como «último recurso» si los iraníes siguen adelante en su objetivo de alcanzar el arma atómica. En una entrevista al Canal 12 de noticias israelí hecha antes de su llegada hoy a Israel dentro de una gira por Oriente Medio en la que también visitará territorio palestino y Arabia Saudí, Biden subrayó que «Irán no puede obtener un arma nuclear», aunque matizó que la opción de llegar a un compromiso es aún la vía prioritaria que contempla para reducir tensiones con Teherán.

A juicio de Biden «todavía tiene sentido» volver al pacto nuclear de 2015, del que su antecesor, Donald Trump (2017-2021), se retiró en 2018, lo que consideró como «un error gigantesco», ya que ahora Irán «está más cerca de un arma nuclear que antes». La posibilidad de llegar a un pacto «ahora depende» de Irán, agregó el presidente estadounidense. Washington y Teherán han negociado de forma indirecta para la vuelta el pacto en Viena desde 2021, y hace poco se celebró una nueva ronda de conversaciones en Catar que no fructificó. Por otro lado, el presidente estadounidense aseguró que no retirará a la Guardia Revolucionaria iraní de la lista de grupos terroristas de EE.UU. pese a la presión de Teherán, aunque esto suponga un elemento que haga descarrilar un pacto final entre ambos países. A su vez, al ser preguntado sobre la opción de actuar de forma militar contra Irán si este no renuncia a la vía nuclear, Biden no concretó si había tratado la cuestión con Israel. Israel -principal enemigo de Irán en la región- se ha opuesto repetidamente a que EE.UU. vuelva al pacto nuclear, y ha enfatizado muchas veces que se reserva todas las opciones para actuar solo contra Teherán si lo considera necesario.

En relación a su gira por Oriente Medio que comenzó hoy en Israel, Biden enfatizó que el viaje busca aumentar «la estabilidad» en la región, por lo que «tiene sentido» que después vaya a Arabia Saudí. «La estabilidad en Oriente Medio sirve abrumadoramente el interés de EE.UU.» y también de Israel, y es «en el interés de ambos» que el Estado judío «esté más integrado en la región y aceptado como igual». Asimismo, aseguró que ante la situación de inestabilidad internacional, su visita a la región sirve para que Estados Unidos marque de nuevo un perfil propio ante sus principales rivales. Según Biden, algunos pensaron que EE.UU. se alejó de la región para crear un «vacío» que sería llenado por Rusia y China. Sin embargo, «no nos podemos permitir que esto suceda», agregó. Sobre si su viaje servirá para un mayor acercamiento entre Arabia Saudí e Israel, Biden dijo que quiere «aumentar la relación en términos de aceptación de la presencia del otro» para que trabajen «juntos en todo tipo de cosas», pero matizó que el estrechamiento de vínculos no implicará una normalización formal de relaciones entre ambos países, pues «eso llevará mucho tiempo», auguró. Además, para Biden «cuanto más integrado esté Israel en la región, más probable será que eventualmente haya un medio para que pueda llegar a un acuerdo con los palestinos en el futuro».