Imagen del animal. | Twitter: @SalenmaganStark

0

Una ballena beluga que había entrado en el río Sena ha fallecido este miércoles durante las operaciones de rescate y traslado al mar, después de que los equipos veterinarios hayan decidido sacrificarla por el grave empeoramiento de su estado de salud.

El cetáceo había sido recuperado en una esclusa del departamento de Eure, en el norte de Francia, y las autoridades planeaban llevarla al mar. Sin embargo, durante el traslado, «los veterinarios constataron una degradación de su estado, especialmente de sus funciones respiratorias», según una experta del Servicio de Bomberos, Ollivet Courtois.

Ante el sufrimiento «evidente» del animal, «se hizo necesario llevar a cabo la eutanasia», ha explicado Courtois en un vídeo difundido en redes sociales por la prefectura de Calvados.

Las autoridades preveían dejar a la ballena unos días en una piscina de agua salada antes de liberarla en el mar, en las costas de Normandía.