Botas de policía sobre un ataúd durante el funeral de estado por las víctimas de la matanza en la iglesia de Saint Francis. | Reuters

0

El Ejército de Nigeria ha confirmado este jueves el arresto de dos presuntos responsables del ataque contra una iglesia católica en la localidad de Owo, en el suroeste del país, un acto atribuido al Estado Islámico en la Provincia de África Occidental (ISWAP) que causó 40 muertos. Según el director de Información del Ejército, el general de división Jimmy Akpor, la detención de los posibles terroristas ocurrió el pasado martes en el estado de Ondo (el mismo estado donde se produjo el ataque), pocas horas después de que las autoridades locales anunciasen el arresto de otros cuatro sospechosos.

«Idris Abdulhaleem (uno de los dos detenidos) coordinó anteriormente con otros comandantes de alto perfil del ISWAP varios ataques contra objetivos militares en el área del gobierno local de Okene, en el estado de Kogi (centro-sur), provocando varias víctimas», indicó Akpor en un comunicado.

Noticias relacionadas

El ataque contra la iglesia de Owo sucedió el pasado 5 de junio, cuando varios hombres armados irrumpieron en ese lugar de culto disparando armas de fuego y detonando explosivos. Días después, el Gobierno de Nigeria atribuyó este atentado al Estado Islámico en la Provincia de África Occidental (ISWAP), una facción del grupo yihadista nigeriano Boko Haram surgida en 2015. Ambos grupos buscan imponer un Estado de corte islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiano en el sur.

Tanto Boko Haram (formado en 2002) como el ISWAP han matado a más de 35.000 personas y han causado unos 2,7 millones de desplazados internos, sobre todo en el noreste de Nigeria, pero también en países vecinos como Camerún, Chad y Níger, según datos gubernamentales y de la ONU. Además, esta nación padece una enorme inseguridad con ataques incesantes de bandidos y secuestros masivos que buscan lucrativos rescates en el centro y noroeste del país.