Dispositivo policial israelí en respuesta a los últimos hechos violentos en Jerusalén. | Reuters

0

Un palestino murió tras intentar apuñalar a unos agentes de la Policía Fronteriza de Israel, cuando éstos llevaban a cabo un registro en su casa en el pueblo árabe de Kfar Aqab, colindante con Jerusalén este ocupado, en busca de armas, confirmó la Policía. «Los guardias operaron esta noche para localizar armas en Kfar Aqab y un sospechoso que intentó apuñalar a nuestros combatientes fue neutralizado», informó en portavoz de la policía.

Una unidad encubierta de la Policía de Fronteras de Jerusalén este ocupado tenía previsto realizar un operativo para registrar la vivienda del fallecido, sospechoso de posesión de armas. Cuando la Policía se acercaba al objetivo, «los miembros de la familia salieron y comenzaron a confrontar a los agentes cuando, de repente, el principal sospechoso salió con un cuchillo e intentó apuñalar a nuestros combatientes, quienes respondieron disparando y lo neutralizaron» explicó la policía en un comunicado.

La víctima -identificada por los medios palestinos como Muhammad Shaham- recibió atención médica en el lugar por parte de paramédicos de la unidad, fue evacuada a un hospital militar y luego fue declarada muerta, aclaró el comunicado. La Policía no aclaró si en la casa del sospechoso se hallaron o no armas. Este nuevo suceso en las inmediaciones de Jerusalén se produce al día siguiente de que un palestino del barrio de Silwan, también en la mitad oriental ocupada de la ciudad, cometiera un ataque con armas de fuego cerca de uno de los accesos a la Ciudad Vieja, y causó siete heridos, dos de ellos graves.

El atacante se entregó a la Policía horas después de perpetrar el tiroteo, en el que quedaron heridos seis ciudadanos estadounidenses de la comunidad ultraortodoxa. Además, el Ejército israelí llevó a cabo varias redadas en Cisjordania ocupada en las que detuvieron a 19 palestinos y se incautaron de armas caseras.