Propagan electoral de Conte en un medio de transporte italiano. | Reuters

2

El líder del Movimiento 5 Estrellas (M5S) y ex primer ministro italiano, Giuseppe Conte, asegura en una entrevista con EFE que la ultraderechista Giorgia Meloni, la gran favorita para ganar las elecciones, «no es idónea para gobernar» por sus vínculos con el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, y sobre futuros posibles pactos para frenar a la derecha adelanta que «no hay posibilidad de diálogo» con los progresistas.

Conte, dos veces jefe de Gobierno en alianzas con la soberanista Liga y con el Partido Demócrata (PD), se ha echado a la espalda la refundación del Movimiento 5 Estrellas (M5S) tras la marcha de Luigi di Maio y las encuestas le dan un 13,5 % en las intenciones de voto, lejos del 25 % que alcanzaron en 2018, pero cerca de superar a la Liga de Matteo Salvini. Tras varias divergencias, Conte dejó de apoyar al Gobierno de Mario Draghi, lo que desencadenó su caída y las elecciones anticipadas, pero él no acepta esa culpa y explica a EFE: «Draghi optó por dimitir a pesar de tener una mayoría justa, prefirió cerrar las puertas al M5S y rechazar nuestro programa para ayudar por el encarecimiento de la energía, los aumentos salariales y otras emergencias para el país. Ahora los italianos pagan las consecuencias».

Ante la que todos los sondeos auguran como una amplia victoria de la derecha, Conte asegura que con ese triunfo «Italia será un país más débil y con mayores dificultades porque las recetas de Meloni son inadecuadas». «No tengo miedo a un problema de democracia: los eslóganes de Meloni se derrotan con propuestas programáticas serias, el problema es más bien el beneplácito de Meloni a Orbán con sus políticas autoritarias y antiliberales. Esto nos dice que no es una persona idónea para gobernar nuestra República, cuyos valores fundacionales están a años luz de las ideas que hoy dominan en Budapest», afirma.

Pero ante la pregunta de si el M5S está disponible para aliarse con el PD y hacer frente a la derecha después de las elecciones, Conte excluye cualquier acuerdo con sus exsocios de gobierno. «Lo hemos dicho varias veces: para nosotros las alianzas se hacen sobre los temas, no por la conveniencia de un cálculo numérico. Y luego hay una razón política que hoy excluye cualquier acuerdo, con estos líderes del PD no hay posibilidad de diálogo», afirma contundente. ¿Por qué?: «Sacrificaron las cosas buenas hechas por el frente progresista del Gobierno Conte en el altar de la agenda de Draghi. Persiguieron a Di Maio, cortejaron a (los centristas) Renzi y Calenda. ¿Qué tiene de progresista esta mezcla? Que se lo expliquen a sus electores. Nosotros decimos no a este batiburrillo», señala.

«No doy licencias de legitimidad política a otros, pero creo que la agenda política del M5S es el punto más avanzado del progresismo italiano», asegura en un pausa de su campaña electoral que se ha desarrollado sobre todo en el sur de Italia donde el M5S tiene más fuerza. Para el M5S, ahora «la urgencia es devolver la dignidad al trabajo» y por eso propone «un salario mínimo de 9 euros la hora» que lamenta «las otras fuerzas políticas lo están boicoteando». Sobre uno de los mayores problemas que afronta el país, la crisis energética, Conte avanza la creación de un Fondo de Recuperación de Energía: «Como hicimos para la sanidad durante la pandemia. Llevamos 7 meses diciendo esto pero hace unos días esta receta recibió el favor del FMI».

A esto «habría que añadir un plan estructural de inversiones en renovables para una verdadera transición ecológica y una diversificación energética efectiva: por ello, a nivel de la UE, sería importante separar las inversiones verdes del cálculo del déficit para cumplir con el Pacto de Estabilidad». El exmantadario, que se opuso en el Parlamento al aumento del gasto militar, matizó que «el M5S votó por el envío de armas que garantizaran la legítima defensa de la población ucraniana, tal y como establece el art. 51 de la Carta de la ONU» pero que es necesario «que Italia y los demás países europeos lideren un compromiso comunitario para construir un proceso de paz».

Si se «persigue y promueve la solución militar y se piensa en derrotar militarmente a Rusia se corre el riesgo de que esta guerra dure mucho tiempo. Debemos trabajar incansablemente por una solución diplomática», añade. El «abogado del pueblo», como se presentó en el Parlamento en su primer Gobierno, prefiere no responder sobre cuál sería un resultado satisfactorio para el M5S en estas elecciones, pero asegura que se está subiendo en las encuestas y que «se siente el entusiasmo de la gente». Y preguntado por lo que queda del movimiento que nació como «anticasta», Conte explica el que M5S es «una fuerza política que ha enfrentado un largo camino de maduración, de cambio» pero que sigue «sin ceder ante las sirenas del poder».« Por eso se nos considera incómodos», asevera.