La estética del Ioniq 5 es ciertamente muy atractiva, con un cierto aire de SUV y una longitud de 4,635 mts, algo más grande que el Tucson

Alcanzar el liderato de los vehículos eléctricos. Este es el objetivo que se ha fijado Hyundai para los próximos años y el lanzamiento del nuevo Ioniq 5 es el primer paso que dado el fabricante coreano. Un vehículo estéticamente muy atractivo, dotado de un interior muy tecnológico y avanzado, y que llega al mercado con dos propulsores y dos baterías a elegir, con tracción a dos o a cuatro ruedas y con una autonomía muy interesante en comparación con la competencia.

Con la denominación de Ioniq, Hyundai comercializará su nueva gama de productos eléctricos desarrollados sobre una plataforma específica que permitirá fabricar diferentes productos. El primero el Ioniq 5, el año que viene el Ioniq 6 -carrocería turismo- y en el 22 el Ioniq 7 como tope de gama.

Pero centrándonos en el modelo que acaba de llegar al mercado, hay que indicar que se trata de un CUV -nueva denominación para definir a un turismo con cierto aire de SUV- de diseño muy minimalista, con líneas claramente deportivas, con el capó clamshell (tipo concha) de Hyundai, con líneas sutiles cuando está cerrado, luces de píxeles paramétricos de última generación en la parte delantera y trasera y una zona de sensores para los ADAS en lugar de una parrilla tradicional. Llaman la atención los tiradores de puertas enrasados en la carrocería y las llantas de aleación aerodinámicas de 19 y 20”.

Hyundai

Sus dimensiones son algo superiores a las del Tucson con una longitud de 4,635 mts, 1.890 mts de anchura y 1.605 mm de altura, con una distancia entre ejes de 3 mts. Precisamente este último aspecto le ha permitido disfrutar de una habitabilidad interior extraordinaria, una de las mejores dentro de su categoría.

Y ya que hablamos del interior, debemos resaltar la 'Isla Universal', una consola central móvil que puede deslizarse hacia atrás hasta 140 mm, lo que permite una mayor libertad de movimiento dentro del vehículo. Por supuesto, también ayuda a su atractivo el diseño del panel central y de instrumentación totalmente digital que encaja perfectamente en el nivel de vanguardia tecnológica que transmite.

El salpicadero compacto y modular incluye una pantalla de infoentretenimiento de 12 pulgadas sin botones, así como una instrumentación digital de 12 pulgadas sin carcasa. Esta instrumentación muestra información relacionada con el sistema eléctrico, como el estado de la batería y la ubicación de las estaciones de carga más cercanas. Junto al cuadro de instrumentos digital, a mano izquierda hay una inserción que al ser metálico, se pueden utilizar imanes para fijar objetos como, por ejemplo, fotografías. El sistema de infoentretenimiento de Ioniq 5 es el primero que integra un nuevo esquema de diseño denominado Interfaz Gráfica de Usuario Jong-e, que ofrece varios ajustes de ambiente para el interior, como 'suave', 'normal' y 'sport'. Hyundai ofrece también la última versión actualizada de sus servicios de coche conectado Bluelink®, que dispone de una serie de nuevas funciones y permite a los clientes controlar el coche con su smartphone o mediante voz para hacer la conducción más cómoda y agradable. Las nuevas funciones de Bluelink® incluyen rutas conectadas, navegación de última milla y una nueva función de perfil de usuario.

El fabricante coreano ha equipado el Ioniq 5 con dos propulsores eléctricos. El básico va unido a una batería de 58 kWh, provisto de tracción trasera, y ofrece una potencia de 125 kW con 350 Nm de par y alcanza los 100 km/h en 8,5 segundos. Este mismo motor, cuando el vehículo monta la batería más potente de 72 kWh, incrementa su potencia hasta los 173 kWh lo que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 7,4 segundos. Para los que quieren más rendimiento, Hyundai ofrece como tope de gama una variante con tracción total, desarrollada sobre la misma batería de 72 kWh que es capaz de desarrollar 225 kWh lo que le permite pasar de 0 a 100 km/h en apenas 5,2 segundos. Todos ellos tienen la velocidad máxima limitada a 185 km/h.

En cuanto a autonomía, el Ioniq puede llegar a alcanzar los 481 km que se incrementarían hasta los 686 km en conducción urbana. Una cifra que no está nada mal y que permite desplazarse con la máxima tranquilidad. Además, hay que destacar que la plataforma E-GMP del vehículo puede soportar infraestructuras de carga múltiple. La carga de 800 V es de serie, aunque también permite cargar a 400 V sin necesidad de utilizar componentes o adaptadores adicionales. Con un cargador de 350 kW, este modelo 5 puede pasar del 10 al 80% de la carga de batería en sólo 18 minutos. Y por si fuera poco, sus usuarios sólo necesitan cargar el vehículo durante cinco minutos en carga ultra-rápida para conseguir 100 km de autonomía, según ciclo WLTP.

En resumen, un vehículo puntero dentro del nuevo segmento de los 100% eléctricos que a buen seguro se convertirá en uno de los más demandados del mercado. El único inconveniente, como en todos los eléctricos, es el precio aunque con las campañas promocionales de la marca y las ayudas públicas se pueden obtener hasta unos 7000 € de descuentos sobre la tarifa oficial.