Audi ha incrementado la potencia de este superdeportivo en 30 cv, por lo que ahora desarrolla 570 cv, acelerando de 0 a 100 km/h en apenas 3,7 segundos. | sagmeister_potography

Inspirado en la competición, el Audi R8 V10 performance RWD llama la atención por sus líneas horizontales, que le confieren al frontal un aspecto muy poderoso, con una parrilla Singleframe ancha y plana que presenta un acabado en negro mate junto al emblema R8. Los faros LED vienen de serie y opcionalmente se pueden equipar los faros con luz láser de Audi. La vista lateral destaca por unas líneas afiladas que perfilan las superficies de forma aerodinámica.

En el compartimento del Motor, el filtro de aire se encuentra bajo una nueva cubierta de tres partes, disponible opcionalmente en material plástico o en fibra de carbono. La capota del Audi Spyder R8 V10 performance RWD se integra a la perfección en el diseño. Un sistema electrohidráulico permite abrir o cerrarla en marcha a velocidades de hasta 50 km/h en menos de 20 segundos. La luneta trasera independiente se puede subir o bajar eléctricamente. En la zaga existe una rejilla de salida de aire del compartimento del motor con diseño en forma de panal que recorre toda la anchura del vehículo y un difusor que rodea las salidas de escape.

INTERIOR

El habitáculo se centra en lo esencial. Su elemento más llamativo es el «monoposto», un gran arco de contorno pronunciado en la zona del conductor que recrea la atmósfera del cockpit de un coche de competición. Los asientos deportivos son calefactados con ajuste eléctrico y neumático y los asientos bucket opcionales cuentan con regulación eléctrica en altura y ajuste manual en distancia. Los pedales y el reposapiés están fabricados en acero inoxidable, mientras que las molduras embellecedoras son de fibra de carbono. El espacio de almacenamiento para el equipaje ofrece un volumen de 226 litros que complementa el maletero de 112 litros situado bajo el capó delantero.

El motor es un 10 cilindros que entrega 570 CV de potencia y un par máximo de 550 Nm. Con esta mecánica este deportivo con motor central acelera desde parado hasta los 100 km/h en 3,7 segundos (Spyder: 3,8 segundos) y alcanza una velocidad máxima de 329 km/h (Spyder: 327 km/h). La potencia se transmite a las ruedas a través de una rapidísima caja de cambios S tronic de siete velocidades.

La suspensión deportiva RWD es de paralelogramo deformable con triángulos superpuestos y cuenta con un bloqueo de diferencial pasivo. Junto a la suspensión deportiva, el estabilizador CFRP en el eje delantero da como resultado un comportamiento autodireccional neutro, en combinación con la tracción trasera.

El sistema de dirección del Audi R8 V10 performance RWD es de cremallera, con asistencia electromecánica y como opción la dirección dinámica, que funciona con un engranaje de superposición y permite variar la desmultiplicación en función de la velocidad.

El R8 V10 performance RWD equipa de serie llantas de 19» con neumáticos en formato 245/35 en el eje delantero y 295/35 en el trasero. Como alternativa se ofrecen unas llantas de 20» con diseño de cinco radios en V y tres superficies diferentes, equipadas con neumáticos 245/30 y 305/30 en los ejes delantero y trasero, respectivamente. Opcionalmente, sobre estas llantas y con las mismas dimensiones se pueden equipar neumáticos Cup.

Los discos de freno de acero del nuevo Audi R8 V10 performance RWD están perforados y cuentan con ventilación interna. En el eje delantero se utilizan pinzas fijas de ocho pistones y discos de 365 mm de diámetro, mientras que en el eje trasero las pinzas son de cuatro pistones y los discos tienen 356 mm. Bajo pedido, las pinzas de freno pueden ir acabadas en color rojo, en vez de negro.

Opcionalmente, Audi ofrece un sistema de frenos de 19» con discos carbocerámicos con un diámetro de 380 mm en el eje delantero (con pinzas de seis pistones) y de 356 mm en el eje trasero (con pinzas de cuatro pistones). En este caso, las pinzas están disponibles de serie en color rojo, azul o antracita.