Mapa de probabilidad de encontrar meteoritos en la Antártida. | NASA EARTH OBSERVTAORY

0

Científicos han desarrollado un mapa de probabilidad para buscar meteoritos en la superficie de toda la Antártida, basado en un algoritmo de hallazgos previos y observaciones satelitales. «Para encontrar meteoritos, necesitamos que varios factores se combinen favorablemente», dijo Veronica Tollenaar, glacióloga de la Université libre de Bruxelles, que ha dirigido el equipo que ha estado trabajando para identificar más de estos puntos calientes de meteoritos. Desde el descubrimiento del meteorito Adelie Land en 1912, los científicos han extraído más de 45.000 meteoritos del hielo en la Antártida.

Cada una de estas «rocas espaciales» tiene una historia sobre la composición de nuestro sistema solar y las condiciones que existieron al principio de su desarrollo. Los científicos estimaron recientemente que hasta 300.000 meteoritos más y sus historias todavía están en el hielo, esperando ser encontrados. Y ahora tienen un mapa que muestra dónde buscar. Los científicos han estado buscando activamente meteoritos en la Antártida durante décadas porque el paisaje polar ofrece varias ventajas. El contraste entre las rocas y el hielo, y la falta de muchas rocas terrestres, hacen que los meteoritos sean más fáciles de detectar. El ambiente seco del desierto también ayuda a preservar los meteoritos, algunos de los cuales cayeron a la Tierra hace más de 1 millón de años. Aún así, encontrar pequeñas rocas que se extienden por un paisaje helado que cubre 14 millones de kilómetros cuadrados (5,4 millones de millas cuadradas) puede ser un desafío. Para aumentar sus posibilidades, los científicos han centrado las búsquedas en «zonas de meteoritos varados», áreas donde la geología local, el flujo del hielo y las condiciones climáticas han provocado que los meteoritos se agreguen a la superficie.

Estas zonas de varamiento se han descubierto tradicionalmente por casualidad, a menudo cerca de una estación de investigación, o escaneando mapas e imágenes satelitales de áreas con hielo azul. Casi todos los meteoritos se encuentran en el hielo azul, que carece de cubierta de nieve y permite que los meteoritos queden expuestos en la superficie. En el nuevo mapa (mostrado arriba), se observa la alta probabilidad de meteoritos a lo largo de la periferia del continente y cerca de las zonas montañosas. Esto tiene sentido, dado que aquí es típicamente donde se encuentra el hielo azul. Pero los investigadores muestran que la temperatura y la velocidad de la superficie del hielo también son factores importantes. «Si las temperaturas aumentan demasiado, o si las velocidades del flujo de hielo son demasiado rápidas, no encontramos ningún meteorito», dijo Tollenaar en un comunicado.

Explicó que si las temperaturas son demasiado altas, los meteoritos se hunden en el hielo derretido y desaparecen de la superficie. Y si el hielo fluye demasiado rápido, los meteoritos se alejan de la superficie del hielo antes de que tengan la oportunidad de acumularse en grandes concentraciones. Pero como muestra el mapa, hay muchas áreas de hielo azul donde la temperatura y la velocidad del hielo parecen favorables para los meteoritos varados. Los investigadores desarrollaron un índice de «dónde ir», que clasifica los puntos críticos según su potencial para una visita de campo. El área de Allan Hills está cerca de la parte superior de esta lista. Situado relativamente cerca de la estación McMurdo, ya se han encontrado aquí más de 1.000 meteoritos. También ocupa un lugar destacado en la lista una región aún inexplorada en la cordillera de Fimbulheimen, ubicada a 120 kilómetros de la estación Novolazarevskaya.