Monstruo. Fritzl será ingresado en una institución psiquiátrica

TW
0

El 'Monstruo de Amstetten' escucha el veredicto sin mostrar ninguna emoción y anuncia que no recurrirá la sentencia que le declara culpable de todos los cargos que se le imputaban

Otr-Press Viena
El austríaco Josef Fritzl, de 73 años, ha sido declarado culpable de todos los cargos que se le imputaban --asesinato, violación, incesto, coacción y esclavización--, por lo que ha sido condenado a cadena perpetua y será internado en una institución psiquiátrica de máxima seguridad. El conocido como el 'monstruo de Amstetten' ha escuchado el veredicto sin mostrar ninguna emoción y ha anunciado que no recurrirá la sentencia.

El jurado considera probados todos los cargos contra el acusado, que mantuvo secuestrada a su hija Elisabeth durante 24 años en un sótano y tuvo siete hijos con ella fruto de las continuas violaciones.

El tribunal le ha condenado a cadena perpetua por no ayudar a uno de los siete hijos que tuvo con Elisabeth, el cual falleció a los pocos días de morir por problemas respiratorios, por lo que el jurado ha aceptado los argumentos de la acusación, que ha remarcado durante todo el juicio que el bebé podría haber sobrevivido si hubiera recibido asistencia médica.

Después de escuchar el veredicto del jurado y la sentencia del tribunal, Fritzl dijo que lo aceptaba y que no recurrirá, por lo que la sentencia es firme y no hay posibilidad de apelación. Según el portavoz del tribunal, Franz Cutka, el 'monstruo de Amstetten' no ha mostrado ninguna emoción al escuchar su destino. El juez le dijo que podía hablar con su abogado, pero Fritzl negó con la cabeza.

El abogado defensor, Rudolf Mayer, declaró a los medios de comunicación tras el veredicto que su cliente "demostró en su confesión (ayer) que se da cuenta de la dimensión de sus crímenes y delitos y que un veredicto como éste es la consecuencia lógica". "Si hay 3.000 casos de violación y 24 años de secuestro en un sótano, es evidente que sólo puede haber un castigo o un veredicto como éste", admitió.

En la rueda de prensa posterior a la lectura de la sentencia, el portavoz del tribunal explicó que, antes de que Fritzl entre en una institución psiquiátrica, se le trasladará a un centro de coordinación donde se valorará hasta qué punto es peligroso y si puede someterse a una terapia. Si al cabo de un tiempo "los médicos dijeran que ya no está perturbado, se le trasladaría a una prisión normal", indicó Cutka, quien añadió que Fritzl estará internado, ya sea en el centro o en la cárcel, un mínimo de quince años.

Pasado este periodo, y en caso de que las condiciones psiquiátricas de Fritzl fueran adecuadas y que éste solicitara la revisión de la sentencia, tres jueces valorarían esta cuestión, aunque tendrían que estar todos de acuerdo.

Fritzl, que permanecerá en Sankt Poelten --donde ha tenido lugar el juicio-- hasta que se decida la institución en la que ingresará, está en todo momento vigilado para evitar que se suicide, ya que un responsable del servicio de instituciones penitenciarias de Austria alertó de que, según su experiencia, cuánto más larga es la sentencia, más alto es el riesgo de suicidio.
Por otro lado, Elisabeth, la hija del 'monstruo de Amstetten', podría, si quisiera, pedir que se iniciase un proceso civil contra su padre, según indicó Cutka, que agregó que no existen límites en cuanto a la indemnización que podría solicitar por los daños sufridos.

La víctima de Fritzl, que tiene 43 años, vive desde hace casi un año junto a sus seis hijos en un lugar que no ha sido revelado por las autoridades y todos tienen nuevas identidades. En los días del juicio se han trasladado a una vivienda de la clínica de Amstetten donde estuvieron ingresados cuando el caso salió a la luz.