TW
0

La institución que dirige Dominique Strauss-Kahn augura una recuperación gradual de la actividad económica mundial a partir del próximo ejercicio

Otr-Press Washington
El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha revisado a la baja sus expectativas de crecimiento de la economía mundial que podría sufrir una contracción de entre medio punto y un punto porcentual en 2009, lo que supone la primera contracción de la actividad global en 60 años y se sitúa muy por debajo del pronóstico de crecimiento del 0,5% publicado el pasado mes de enero. Asimismo, la institución dirigida por Domique Strauss-Kahn augura que una recuperación "gradual" de la economía mundial a partir de 2010, para cuando prevé un crecimiento de la actividad de entre el 1,5% y el 2,5%, frente al crecimiento del 3% previsto en enero.

El Fondo señala que las previsones de la "modesta" recuperación en 2010 están condicionadas a la adopción de medidas oportunas encaminadas a la estabilización de las condiciones financieras, la puesta en marcha de adecuados estímulos fiscales, la estabilización del mercado de la vivienda en EEUU y los efectos amortiguadores derivados del abaratamiento del petróleo y de otras materias primas.

España debe poner en marcha un nuevo plan de estímulo fiscal para el 2010, pese a su elevado déficit, porque su economía seguirá débil, según dijo ayer un alto funcionario del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La entidad hizo su recomendación tras constatar que la recesión mundial se ha agravado por la interacción explosiva entre un sector financiero envuelto en la incertidumbre y una economía real en la que la confianza, el comercio y la producción se han derrumbado.

Para este año prevé que el Producto Interno Bruto (PIB) mundial entre en números rojos por primera vez en 60 años, con una reducción de entre el 0,5 y el 1 por ciento.
Las cifras están incluidas en los estudios económicos que el Fondo preparó para la reunión ministerial del G-20 del pasado fin de semana en Londres, y que divulgó ayer.

Frente a unas perspectivas tan aciagas, la institución pidió más estímulo fiscal para el próximo año, especialmente a Europa, una posición que también defendió Estados Unidos en el G-20.
"España cae en la categoría de los países que deberían considerar hacer más", dijo el alto funcionario, que pidió no ser identificado, en una teleconferencia celebrada ayer en Washington.
"España ha anunciado medidas para 2008 y 2009, pero aún no mucho para 2010, por lo que sabemos", afirmó el representante del Fondo.

El año que viene habrá algún gasto adicional derivado de proyectos iniciados con anterioridad, explicó, pero no lo suficiente para sostener a la economía.

Si España sigue el consejo del Fondo saltará aún más su déficit público, que la entidad prevé que equivalga al 6 por ciento del PIB en el 2010, frente al 4,8 por ciento que calcula el Gobierno.

No obstante, la entidad quiere que los países con deuda baja y posibilidad de colocar bonos en los mercados a un precio razonable, como España, se olviden por ahora del déficit fiscal y hagan una apuesta más rotunda por relanzar la economía.

El Fondo recomendó a España y al resto de los países europeos que dediquen un 2 por ciento de su PIB el próximo año al estimular la economía.

Europa "ha hecho menos de lo que consideramos necesario, en términos de la meta del 2 por ciento", dijo el funcionario.

En su último pronóstico, en enero, el Fondo auguró que la economía española se contraería el 1,7 por ciento este año y un 0,1 por ciento en 2010. El Gobierno, en cambio, mantiene que habrá un crecimiento del 1,2 por ciento el próximo año.

Es probable que el FMI reduzca aún más sus números para España, dado que ha bajado sus previsiones de manera generalizada.