Iintervención del ex vicepresidente segundo del gobierno Pablo Iglesias en el evento 'Construir futuro: retos y alianzas populares' celebrado en Madrid, este sábado. | Kiko Huesca

9

El exvicepresidente y exlíder de Podemos, Pablo Iglesias, ha avisado este sábado de que, al igual que el exmandatario brasileño Luiz Inàcio Lula da Silva, líderes de Podemos como la coportavoz nacional Isabel Serra y el exdiputado Alberto Rodríguez han sido víctimas de «montajes judiciales y policiales» perpetrados por la derecha «para tratar de rectificar en los tribunales y en los medios lo que habían dicho las urnas». Así lo ha manifestado durante su intervención en el foro sobre alianzas populares 'Construir futuro: retos y alianzas populares', que se ha celebrado en la Casa de América, y que también ha contado con la participación de la líder de Podemos, Ione Belarra, el expresidente brasileño Lula da Silva que termina con esta jornada su gira por Europa, y el dirigente de IU y secretario general del PCE, Enrique Santiago, entre otros. Iglesias, que ha aprovechado la ocasión para elogiar la labor del exmandatario al frente de Brasil, ha recalcado que «fue y es una víctima del 'lawfare'». «Lula fue una víctima de acoso mediático, fue juzgado injustamente, condenado injustamente y, finalmente, fue encarcelado injustamente», ha añadido.

En este sentido, ha asegurado sobre el 'lawfare' que «es el nuevo golpismo», al tiempo que ha detallado que se trata de «un conjunto de dispositivos donde poderes mediáticos conectados con los grandes poderes económicos se alían con las autoridades judiciales para ganar de manera ilegítima en los juzgados lo que no pudieron ganar en las urnas».
En este punto, el también presidente del Instituto de la República se ha preguntado si el 'lawfare' es un fenómeno que se circunscribe a América Latina o si se puede hablar en España de la «colaboración de poderes mediáticos con autoridades judiciales políticamente motivadas para perseguir adversarios políticos». «Cabe preguntarse si lo que ocurrió con Isabel Serra fue un montaje judicial y policial y si lo que ocurrió con Alberto Rodríguez fue un montaje judicial y policial para quitarle el escaño a un diputado electo», ha proseguido.

«Cabe preguntarse si en España se ha perseguido a formaciones políticas a través de escándalos mediáticos, a través de unidades ilegales de funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía trabajando a las órdenes del Partido Popular para tratar de rectificar en los tribunales y en los medios lo que habían dicho las urnas», ha zanjado Iglesias, que ha puntualizado que no le corresponde responder a estas cuestiones. En esta misma clave, Enrique Santiago también ha hecho alusión a los casos de Serra y Rodríguez y ha criticado que sobren «los recursos para perseguir a las fuerzas políticas del cambio», a la par que ha subrayado que «se han cerrado ya quince causas contra Podemos por supuesta financiación ilegal». Asimismo, ha censurado que los 'populares' tengan «el apoyo mayoritario del Poder Judicial": «Es increíble que el poder judicial no haya tenido recursos para acabar con la impunidad de los crímenes de la dictadura».

«Lo que pasó en Brasil podría pasar en España», dice Belarra

La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 ha advertido de que «lo que pasó en Brasil podría pasar en España» y, por ello, ha subrayado la necesidad de «crear alianzas más fuertes que nunca, alianzas internacionales». Belarra ha asegurado que «el neoliberalismo está en crisis» y que esto «ha abierto una posibilidad a las fuerzas progresistas». Así, ha señalado que la pandemia ha dejado ver que las «mentiras (del neoliberalismo) eran auténticas falacias».

También ha compartido con los asistentes a la mesa de debate cuáles son las lecciones, a su juicio, de un año de pandemia. En primer lugar, la ministra ha puesto el foco en la sanidad pública: «Cuando las cosas se han puesto difíciles ha sido lo publico lo que nos ha salvado, lo común nos ha protegido». En segundo lugar, ha mencionado que «los cuidados cuanto todo se para, nunca se paran» y ha avisado de que «son siempre los hombros de las mujeres» sobre los que estos recaen. Por último, la dirigente de Podemos ha recalcado que «no puede haber justicia social sin justicia fiscal». «Hay que decirle a los súper ricos que se quieren montar una colonia en Marte, que no, que paguen lo que les toca», ha zanjado. La titular de Derechos Sociales ha querido, además, dirigirse a Lula para compartir que, si bien Podemos tiene una historia de vida «bastante corta», la historia de la formación ha estado «intrínsecamente relacionada con el golpe en Brasil y con el injusto encarcelamiento». «Vuestra lucha ha sido nuestra lucha», ha enfatizado la ministra.

Lula decidirá entre febrero y marzo si se presenta a las elecciones

El expresidente de Brasil ha declarado que decidirá «entre febrero y marzo» del año que viene si presenta finalmente su candidatura a las elecciones presidenciales del país sudamericano. «Para volver haciendo menos, es mejor no volver», ha declarado el exmandatario, de 76 años, que ha recuperado todos sus derechos políticos y que ahora podrá enfrentarse al actual mandatario, Jair Bolsonaro, en las elecciones del año que viene, tras casi dos años de inhabilitación por unas condenas relacionadas con la trama de corrupción Lava Jato, ahora revocadas. Lula da Silva ha reiterado que, de volver a efectuar un intento al poder, debe tener un significado político más allá del mero retorno y volver a abanderar un programa contra la desigualdad y desde la izquierda. «Tenemos que plantear la desigualdad en el centro de la agenda, y me parece que la cuestión de la inequidad es una agenda que tiene que ser una lucha de izquierdas y del movimiento sindical», ha explicado.

«Yo no puedo hacer menos de lo que he hecho, ese es el desafío que tengo», ha declarado el exmandatario antes de avisar de que «la situación de Brasil está peor que en 2003», el año en que asumió el poder, en el principio de casi una década de mandato. El expresidente brasileño ha agradecido todo el «cariño» recibido durante su inhabilitación como un valor fundamental a la hora de sopesar su posible candidatura. «Lo que han hecho por mí y por la causa ha sido algo tan noble que me hizo querer volver a ser candidato. Estoy convencido de que es posible recuperar Brasil», ha añadido.