El presidente del PP, Pablo Casado; el secretario cuarto de la Mesa del Congreso, Adolfo Suárez Illana y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en el acto el Día de la Constitución en el Congreso, a 6 de diciembre de 2021, en Madrid. | Europa Press

19

El líder del PP, Pablo Casado, ha asegurado este lunes que quiere ganar las próximas elecciones generales y gobernar en solitario, sin Vox. Tras asegurar que el cambio es «imparable», ha restado importancia al retroceso que sufre el PP en las encuestas, coincidiendo con la crisis interna entre la dirección del partido y la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, por el control del partido en Madrid. «El cambio es ya imparable», ha declarado Casado a los periodistas a su llegada al acto central por el 43 aniversario de la Constitución que se ha celebrado en el Congreso de los Diputados, donde ha coincidido con la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Casado y Ayuso han estado charlando de forma breve tanto al comienzo como al término de ese acto, unas conversaciones a las que se han sumado en diferentes momentos otros presidentes autonómicos, como el gallego Alberto Núñez-Feijóo, el murciano Fernando López Miras, o el castellanoleonés Alfonso Fernández-Mañueco. El líder del PP también ha charlado con el presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lemes, antes de abandonar la explanada de la Puerta de los Leones.

Al ser preguntado si le preocupan las encuestas que hoy recogen una caída del PP por la crisis interna en el partido y que no sería capaz de sumar con Vox, Casado ha recalcado que «las encuestas que hoy se conocen dicen que el PP está 20 escaños por encima del PSOE». «Es algo que hace muy pocos meses nadie hubiera anticipado. Estamos a la cabeza de intención de voto. Somos la única alternativa urgente y necesaria para los españoles y el cambio ya es imparable. Y se va a ver en cuanto Sánchez decida convocar elecciones», ha manifestado. A renglón seguido, Casado ha descartado una alianza de gobierno con el partido de Santiago Abascal y ha subrayado que el PP «no quiere depender de otros partidos» sino que quiere «una mayoría amplia para gobernar». «Nosotros ya dijimos que no es cuestión de hacer sumas de bloques. El PP quiere ganar las próximas elecciones y quiere gobernar en solitario para hacer un nuevo contrato social y una agenda reformista que permita resolver la crisis económica, institucional, internacional, de seguridad y justicia y, por supuesto, económica», ha enfatizado.

De esta forma, el jefe de la oposición ha minimizado la caída del PP en las encuestas por la crisis interna por el control del PP madrileño. La última de ellas es la publicada este mismo lunes por 'El Mundo', que señala que ese pulso entre Casado y Ayuso aleja al PP de una mayoría absoluta, ya que PP y Vox lograrían 173 escaños (126, los de Casado y 47 los de Abascal), dejando atrás la mayoría absoluta que lograban en septiembre, según el diario.

Por otra parte, al ser preguntado por el comunicado conjunto de los jefes de prensa de los grupos de PSOE, Podemos y sus socios presupuestarios quejándose de «faltas de respeto» y de comportamientos que «generan tensión» en las ruedas de prensa que se celebran en la Cámara, Casado ha aludido a la frase de Thomas Jefferson asegurando que «prefería un país sin gobierno y con periódicos que lo contrario». «Ahora tenemos un país sin Gobierno. O al menos un Gobierno no dedicado a las preocupaciones reales y urgentes de los españoles. Y pretende que tampoco haya prensa libre», ha afirmado, para añadir que lo que ha pasado con en canal «Estado de Alarma, es algo que se suma a lo que pasó en la pandemia». En este punto, ha asegurado que «incluso la Secretaría de Estado norteamericana en un informe, ya durante la Presidencia de Joe Biden», se dijo que España era «un país en el que se estaba presionando a los medios de comunicación para no informar sobre la pandemia».

Dicho esto, Casado también ha aludido a las declaraciones sobre el Covid-19 de la vicepresidenta Yolanda Díaz, y que, a su juicio, evidencian que el Gobierno «sabía que podía haber contagios pero lo ocultó por una agenda ideológica». «Y luego se ha visto que han ido contra la Justicia. La Fiscalía no deja investigar las querellas», se ha quejado, para pedir «libertad del trabajo de la prensa libre», así como «responsabilidad» para «garantizar todas las libertades recogidas en la Constitución».