El todavía presidente del PP, Pablo Casado, ha dicho en su discurso ante la Junta Directiva Nacional que define su relevo, que lamenta lo que haya hecho «mal». | Youtube: AGENCIA EFE

El presidente del PP, Pablo Casado, ha deseado «suerte» y «acierto» a su sucesor al frente del partido, con toda probabilidad el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, a quien dará todo su respaldo «desde la máxima prudencia y discreción». En su último discurso como presidente del PP ante la Junta Directiva de su partido, Casado ha abogado por construir a partir de ahora un «proyecto de unidad» que no gaste «ni un minuto» en hablar de cuestiones internas. Además, ha «lamento todo lo que haya hecho mal y la situación que han vivido esta semana nuestros militantes y votantes», y ha agradecido que se le haya «permitido estar en la historia de España». El vigésimo congreso del PP tendrá lugar en Sevilla el viernes 1 y el sábado 2 de abril, con la participación de 3.109 compromisarios y con el eurodiputado Esteban González Pons al frente del comité organizador.

«Deseo muy sinceramente toda la suerte al próximo presidente del PP, le deseo mucho acierto en su empeño, le deseo todo el éxito para concitar la lealtad y el respaldo que sin duda va a necesitar. El mío lo tendrá el primero, desde la máxima prudencia y discreción», ha asegurado. Ha tenido palabras para los presidentes autonómicos y alcaldes del PP de los que asegura sentirse «muy orgulloso» y ha tenido palabras para Núñez Feijóo.

En su discurso ha hecho balance de sus casi cuatro años al frente del PP porque, según ha dicho, fue elegido presidente en primarias en medio de una situación «sin duda muy compleja, con el partido conmocionado después de la moción de censura y el espacio del centroderecha fracturado», así como con un PP que ocupaba la «tercera posición en las encuestas». Según ha añadido, en las elecciones generales de abril de 2019, el PP evitó el «sorpasso» que ya había sufrido el centroderecha italiano y francés, logrando «pocos meses después absorber a su adversario electoral en la repetición de las elecciones».

Génova cierra oficialmente el expediente contra Ayuso

La dirección nacional del PP ha cerrado formalmente este martes el expediente abierto el pasado 17 de febrero contra la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso. En el escrito, al que ha tenido acceso EFE, Levy comunica a Ayuso que habiendo recibido «información explicativa» que considera «suficiente en este momento» procede cerrar el expediente. A la salida de la Junta Directiva de este martes, Ayuso ha pedido que todas las personas que, a su juicio, se han dedicado a intentar destruirla sean «apartadas» y ha defendido que su Gobierno ha gestionado los peores momentos de la pandemia «con total pulcritud y honestidad».

Balance de su labor: «Ni un trimestre de tranquilidad»

Noticias relacionadas

Casado ha subrayado que estos años no han tenido «ni un trimestre de tranquilidad» para poder trasladar su proyecto nacional por el goteo constante de citas electorales, así como «varias mociones de censura y ataques a la estabilidad» del partido «entre medias». «A pesar de las dificultades, en este tiempo nos hemos volcado en defender el mandato del congreso nacional: devolver la ilusión a los militantes, renovar la organización sumando a los que se habían ido y defender la unidad interna para dar a todos su sitio, fueran conservadores, liberales o democratacristianos. Esa es nuestra gran familia política», ha aseverado. Sin embargo, ha reconocido que «no es fácil tener en frente a un Gobierno» como el de Pedro Sánchez que «ha usado todo el poder del Estado contra la oposición y los consensos democráticos de la Transición y de la Constitución».

«Nunca habíamos tenido unos adversarios tan radicales y con menos límites, pero siempre hemos estado a la altura de nuestras responsabilidades con España», ha proclamado, para subrayar que el PP es un partido «de Estado» y ha actuado con responsabilidad en la pandemia, en las crisis migratorias y ahora en la guerra de Ucrania. A renglón seguido ha aludido a la Convención Nacional que clausuraron el 3 de octubre en Valencia, donde lanzaron un «contrato con España necesario y urgente» para «fortalecer instituciones y libertades y recuperar la prosperidad y el progreso». Según ha dicho, ese proyecto «queda inacabado» pero se ha mostrado seguro de que «será útil para el futuro».

Entre sus principios, la «ejemplaridad pública»

Casado ha subrayado que «se ha guiado en todo momento por los principios» que se propuso cuando fue elegido presidente del PP: «la defensa de la libertad, de la unidad de España, del Estado de derecho, de la familia, y de la ejemplaridad pública». «No concibo la política sin la ética de la responsabilidad, sobre dos compromisos esenciales: la construcción de un proyecto político reformista, centrado y ganador, y la regeneración para recuperar la confianza de la sociedad en el buen nombre de nuestro partido», ha manifestado, para avisar que los principios «no sirven de nada» si no se atienen a ellos en «los momentos más complejos». Tras asegurar que el PP pertenece a sus afiliados pero también es patrimonio de todos los españoles, ha pedido disculpas por lo que haya podido hacer mal durante su mandato. «Por eso lamento todo lo que haya hecho mal y la situación que han sufrido durante esta semana nuestros militantes y votantes. Y también siento, tengo que decirlo, la reacción que he tenido que sufrir, que es inédita en nuestrahistoria democrática, y creo sinceramente que no merezco ni merecería ninguno de vosotros», ha proclamado. Casado, que ha confesado que ha sido «muy feliz» liderando el PP, ha asegurado que «siempre» ha antepuesto los intereses del partido a los suyos, intentando trabajar de forma «seria, leal y constructiva». «Tengo la conciencia muy tranquila, llena de agradecimiento, sin rencor ni frustración. Me habéis permitido estar en la historia de España, al lado de Fraga, Aznar y Rajoy. Al lado de los lideres europeos y americanos de nuestra alianza política. Y sobre todo a vuestro lado», ha resaltado.

Pide un proyecto de unidad y no hablar más del PP

Tras asegurar que a la mayoría de los que asisten a la Junta Directiva les propuso como candidatos para distintas responsabilidades, ha destacado que «todos» han dado lo mejor y está «orgulloso» de su trabajo. «Siempre he hecho y haré lo mejor para el partido y para España, y ahora os pido que logremos un proyecto de unidad con el que salgamos fortalecidos y que no dediquemos ni un minuto más a hablar de nosotros sino de lo que necesitan urgentemente los españoles», ha requerido, para señalar que la responsabilidad del PP es «cambiar» al Gobierno de Pedro Sánchez cuanto antes y están «más cerca que nunca». Casado ha dicho que ahora deben impulsar una agenda para «una nueva mayoría que rescate a los españoles de esta profunda crisis económica y social», que recupere el prestigio internacional y que salvaguarde el Estado del bienestar, en un momento en que, según ha dicho, los «enemigos de la libertad siguen ahí»: «el nacionalismo excluyente, los herederos de los terroristas, el populismo radical y el colectivismo identitario». A su entender, las recetas frente a ellos están claras y pasan por «libertad, constitucionalismo, europeísmo y atlantismo, igualdad de todos los españoles en derechos y obligaciones, independencia judicial, impuestos bajos para crear empleo y libertad para elegirlos mejores servicios públicos». Tras asegurar que «la responsabilidad ahora no cotiza al alza», ha dicho que no deben caer en la tentación de competir en el terreno de juego de sus adversarios, porque dejarían «huérfana a una mayoría social», cuando en unos pocos años han logrado «reagrupar el espacio de la centralidad y la moderación en un momento en el que todas las democracias sufren la travesía en el desierto de los radicalismos y la polarización». Casado ha dicho que se presentó al congreso diciendo que venía «con las manos blancas, los bolsillos limpios y el corazón enamorado de España». «Y así seguiré a vuestra disposición, para ayudar en esta nueva etapa y para apoyar a quien la continúe», ha dicho, para concluir que ser presidente del PP es «un privilegio» que «honrará siempre».