La hora valle se registrará entre las 13.00 y las 14.00 horas este miércoles.

La subida del precio de la electricidad parece no tener fin. El incremento de la factura de la luz lleva aparejadas ciertas consideraciones. Una de ellas tiene que ver con el posible aumento del funcionamiento de electrodomésticos en las ya conocida hora valle, que pueden ser horas intempestivas, por ejemplo a las 4 de la madrugada, y los riesgos para las personas que esta nueva realidad conlleva. Las horas con coste más bajo varían cada día, y por ello muchos consumidores se plantean hacer uso del temporizador y programar su actividad cuando todos duermen.

Sin embargo, puede no ser una buena idea. De hecho los expertos en emergencias alertan del posible aumento de incendios e incidentes que puede conllevar un mayor uso de los electrodomésticos en horas nocturnas o cuando no hay nadie en casa. Básicamente por un factor muy claro: es más fácil que un cortocircuito fortuito pase desapercibido y provoque un incendio si no hay nadie pendiente de tender la colada porque es de madrugada.

Noticias relacionadas

Según apuntan fuentes de los bomberos, el tiempo de respuesta es fundamental para hacer frente a un incidente de esta naturaleza. Una rápida detección favorece que se actúe rápidamente, bien sea alertando a los servicios de emergencias y poniéndose a salvo si el suceso provoca un riesgo cierto para la integridad de las personas, o incluso aplacarlo por medios propios si sus dimensiones lo permiten.

Es cierto que el llamado tramo valle, que se registrará entre las 13.00 y las 14.00 horas este miércoles, es el segmento de la jornada donde la energía sale más barata para el consumidor doméstico. Sin embargo, los expertos del sector de la energía consideran que, para un domicilio con un gasto normal, el ahorro no supone un gran alivio. El precio máximo de la luz para este miércoles se dará entre las 19.00 horas y las 20.00 horas, con 605 euros/MWh.

Por tanto, la conclusión es fácil de extraer. En lo económico no sale muy a cuenta destinar la madrugada o cuando no estamos en casa a poner el lavavajillas, lavar la ropa o poner la secadora. Y por otro lado, podemos ahorrarnos algún susto realmente caro si no modificamos este hábito de limpieza.