El Rey ha presidido, en el Museo Arqueológico Benahoarita de La Palma, un encuentro previo con los líderes de los gobiernos autonómicos asistentes a la XXVI Conferencia de Presidentes. | Twitter: @CasaReal

El Rey ha mantenido una reunión con los participantes en la Conferencia de Presidentes que se celebra en La Palma y a la que no ha asistido el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. La localidad palmera de Los Llanos de Aridane acoge esta XXVI Conferencia de presidentes en señal de solidaridad con la isla canaria tras las consecuencias sufridas por la erupción del volcán de Cumbre Vieja. Una solidaridad que se plasmó también la víspera en un acto de homenaje a la ejemplaridad del pueblo de La Palma presidido por los reyes y en el que estuvieron presentes Sánchez, nueve de sus ministros y todos los presidentes autonómicos salvo Aragonés.

Sin embargo, el president sí decidió finalmente a acudir a la reunión de Sánchez con los presidentes autonómicos pero no ha estado presente en el habitual encuentro previo del rey con todos ellos para evitar coincidir con Feipe VI. Los presidentes autonómicos han ido llegando al Museo Arqueológico de Los Llanos, sede de la cumbre, y han sido recibidos por el presidente del Senado, Ander Gil; el presidente canario, Ángel Víctor Torres; la ministra de Política Territorial, Isabel Rdríguez; el presidente del cabildo, Mariano Hernández; y la alcaldesa de Los Llanos de Aridane, Noelia García. Después se ha sumado a ellos Sánchez y todos han dado la bienvenida a Felipe VI, quien ha sido acogido con algunas voces de "¡viva el rey!" por parte de vecinos de Los Llanos.

El Rey ha saludado después a los presidentes autonómicos que aguardaban en fila y por orden protocolario de aprobación de sus estatutos salvo Aragonés. Tras la reunión con el jefe del Estado, habrá una declaración de Sánchez y el presidente de Canarias previa al comienzo de las sesiones de la Conferencia. La noche anterior, Felipe VI presidió una cena informal con el jefe del Gobierno, sus ministros y los presidentes autonómicos que se prolongó durante casi tres horas y de la que se ausentó además de Aragonès el lehendakari, Íñigo Urkullu.