La ministra de Defensa, durante la sesión de control al Gobierno celebrada este miércoles en el Congreso. | Efe

7

La titular de Defensa, Margarita Robles, ha insistido en que la directora del CNI no fue cesada sino «sustituida» y, ante el reproche del PP y Vox por consentirlo, ha dejado claro que no piensa dimitir: «Soy muy mayor y las decisiones las tomo yo y estoy muy orgullosa de ser ministra en este Gobierno». Robles ha respondido así en el Pleno del Congreso al diputado de Vox Ignacio Gil Lázaro Vox, quien le ha afeado que no haya dimitido «antes de consentir el cese» de la directora del CNI a raíz de la polémica del espionaje a los móviles de miembros del Gobierno y de políticos independentistas a través del sistema Pegasus.

También anteriormente, el diputado del PP Antonio González Terol le había dicho que ante la crisis en los servicios de inteligencia debería haber elegido entre ella y su cargo. «Y el PP no entiende que hace usted sentada ahí todavía». En ambas respuestas, la ministra ha defendido la «sustitución» de Paz Esteban como directora del CNI por Esperanza Casteleiro, un persona también del centro, en el empuje y la nueva visión que se le quiere dar la institución para modernizarla. Un «cambio» para mejorar, que los dos diputados han achacado al «chantaje» de los independentistas, al que el Gobierno ha cedido «ofreciendo» la cabeza de Esteban, de la que han valorado su ejemplaridad y que haya actuado de acuerdo a la legalidad.

«Las acciones del Gobierno están comprometidas por la presión de los líderes independentistas; les dicen que salten y ustedes solo preguntan hasta dónde», le ha espetado el diputado popular, quien ha reconocido que del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lo esperaban pero no de Robles. La ministra ha afeado al PP que critique los cambios que hace el Gobierno, que son para mejorar, y ha preguntado: «¿Qué pasa, por qué cambiaron al señor Casado, qué el PP no estaba funcionando adecuadamente?», a la vez que les ha instado a que antes de preguntar sepan que se pregunta. Al diputado de Vox le ha advertido de que aunque le moleste va a seguir defendiendo a los 3.000 hombres y mujeres del CNI y a los 120.000 miembros de las Fuerzas Armadas que trabajan en defensa de todos los ciudadanos y le ha pedido que no se preocupe tanto por las decisiones que toma porque ella no es nadie.

No obstante, le ha insistido en que ella es la que toma sus decisiones, desde la responsabilidad y pensando en el bien general como lleva mucho tiempo haciéndolo. El PP también ha preguntado en la sesión al control por el caso Pegasus al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien ha reiterado que la intromisión en su móvil, como en el del presidente del Gobierno Pedro Sánchez y la ministra de Defensa, Margarita Robles, está en manos de la Audiencia Nacional. «La Policía Nacional y la Guardia Civil actúan bajo la autoridad judicial», ha subrayado el titular de Interior antes de reprochar al PP «sus manejos» con el excomisario José Villarejo para establecer «investigaciones paralelas para destruir las pruebas que incriminaban a su partido. Esa es la diferencia entre ustedes y este Gobierno».