Imagen de archivo de una audiencia en 2007 entre el rey emérito y el presidente cántabro. | Efe

0

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha dicho que le habría gustado que el Rey emérito, que ha sido «la gran decepción» de su vida, hubiera llegado a España «repatriando todo el dinero que tiene fuera y pidiendo de verdad disculpas». Según Revilla, «esas cantidades» que «supuestamente tiene fuera» el emérito debe ser «mucho dinero», a tenor de que «alguien que hace una donación a una amiga de 60 y tantos millones de euros hay que suponer que la fortuna que tiene es incalculable. En fin, una decepción» ha apostillado.

A preguntas de la prensa, el presidente cántabro ha dicho que tuvo una relación «muy estrecha» con Don Juan Carlos y valoró «muy positivamente» su contribución por la llegada de la democracia a España: «aquel 23F me llenó de orgullo que saliera a parar el golpe de estado». Sin embargo, «eso no le disculpa para que su etapa ya conocida de evasor fiscal, tener los recursos fuera de España, haber hecho donaciones millonarias con dineros de muy dudosa procedencia, para mí ha sido tan decepcionante que me parece que ha tapado toda aquella etapa esplendorosa».

«Y no podemos disculpar esas cosas cuando quien lo hace además es el máximo representante del estado, la figura que nos representa ante el mundo, es algo para mi imperdonable», ha continuado Revilla, para quien «te deja desmoralizado cuando una persona tiene una conducta de cara a los ciudadanos aparentemente ejemplar», pero no se la «aplica a sí mismo». «La coherencia en política es fundamental, no se puede predicar esa ejemplaridad, cuando él es el ejemplo mas claro y mas doloroso de esa falta de ejemplaridad. Ya digo que la única manera en que me hubiera gustado que hubiera vuelto es con los dineros que tiene fuera, que deben ser cuantiosos, aquí no tiene cuentas», ha reiterado.

Según Revilla, cuando el resto de los españoles cometen «este tipo de tropelías, lo pagan ampliamente, esa inviolabilidad que yo no entiendo que llegue a niveles que vayan más allá de su ejercicio como jefe del estado y no afecten a su vida privada y a su conducta irregular, hace que sea inmune, a mi me parece que eso habría que cambiarlo radicalmente. Porque eso no es ejemplar».

«Quien nos representa tiene que dar el ejemplo máximo y de poco vale que una persona predique que seamos escrupulosos en nuestras conductas, cuando él es el ejemplo de todo lo contrario», ha concluido. Revilla ha hecho estas declaraciones a preguntas de la prensa sobre el regreso del Rey emérito, previsto para este jueves, antes de inaugurar el Congreso de Educación de Cantabria, en el Palacio de Festivales