José Manuel Albares atendiendo a los medios. | STEPHANIE LECOCQ

1

La Unión Europea amenazó este viernes a Argelia con represalias si no reconduce diplomáticamente la relación comercial con España, en una advertencia que hizo tras la reunión que el ministro de Exteriores español, José Manuel Albares, mantuvo con la Comisión Europea para buscar el apoyo de Bruselas. "La UE está preparada para hacer frente a cualquier tipo de medida coercitiva aplicada contra un Estado miembro de la UE", aseguraron en un comunicado el alto representante para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, y el vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Comercio, Valdis Dombrovskis, después de reunirse hoy con el ministro español. No obstante, "la UE continúa favoreciendo primero el diálogo para solucionar las controversias", continuó el comunicado. Albares buscó hoy en la capital comunitaria el apoyo de Bruselas después de que Argelia suspendiese el miércoles el Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación con España, como respuesta al cambio del Gobierno en la postura sobre el Sáhara Occidental.

Un movimiento de Argel que la UE ve "con suma preocupación". Bruselas, que tiene la competencia exclusiva de la política comercial de la UE, ha mantenido en las últimas horas contactos con las autoridades argelinas y, tras "evaluar" la situación, considera que la instrucción del país magrebí para que se suspendan los pagos con los empresarios españoles "parece violar" el Acuerdo de Asociación entre la UE y Argelia, que entró en vigor en 2005. "Esto daría lugar a un trato discriminatorio de un Estado miembro de la UE y afectaría negativamente al ejercicio de los derechos de la Unión en virtud del Acuerdo", aseguraron Borrell y Dombrovskis. Aun así, mantuvieron que "Argelia es un socio importante de la UE en el Mediterráneo" y que "confían que, en nombre" de la "sólida y prolongada asociación, se encontrará una rápida solución para restablecer por completo las relaciones comerciales y de inversión". Un mensaje similar al que lanzó Albares en las declaraciones posteriores a la reunión, asegurando que tanto Bruselas como el Gobierno quieren que "lo antes posible se vuelva al diálogo, a la amistad que tiene el pueblo de España con el pueblo argelino" y a restablecer "unas relaciones económicas normales entre España y Argelia, entre la Unión Europea y Argelia".

"Es evidente que la Comisión Europea (...) tiene herramientas e instrumentos para poder hacer frente a cualquier tipo de situación. Pero insisto, lo que España y la UE plantean es una vuelta rápida al diálogo, a relaciones de amistad y a unas relaciones comerciales y económicas normales", insistió Albares. Más aún teniendo en cuenta "este contexto tan convulso en Europa, en el mundo, en este contexto energético tan convulso", el jefe de la diplomacia española instó al país africano a que "continúe jugando el papel que siempre ha jugado, que es el de ser un suministrador fiable que ha dado tanta estabilidad".

La UE es el principal socio comercial de Argelia y representa la mayor parte del comercio internacional del país (el 46,7 % en 2019), mientras que el país norteafricano ocupa el puesto 28 entre los socios comerciales de la UE y supuso el 0,7 % del comercio total de mercancías de la UE en 2020. Como cualquier tratado comercial, el Acuerdo de Asociación entre la UE y Argelia prevé un mecanismo de resolución de disputas que podría invocar cualquiera de las dos partes si considera que la otra está incumpliendo el pacto. Como Argelia no forma parte de la Organización Mundial del Comercio (OMC), el panel de arbitraje se conformaría eligiendo la Comisión Europea a un juez, Argelia a otro y el Consejo de Asociación a un tercer juez neutral.