Varias personas esperan para facturar en los puestos de Ryanair. | FERNANDO VILLAR

4

La huelga de los tripulantes de cabina (TCP) de Ryanair en España iniciada este viernes no está teniendo ni el más mínimo impacto, después de que la compañía impusiera unos servicios mínimos del 100 %, por lo que operará hoy como tales los 438 vuelos que tenía programados en nuestro país. La huelga ha sido convocada por los sindicatos USO y Sitcpla para este viernes y los próximos días 26, 27 y 30 de junio y 1 y 2 de julio, con el objetivo de obligar a Ryanair a cumplir con la aplicación de los derechos laborales básicos y las sentencias judiciales, y conseguir cerrar un convenio y unas condiciones de trabajo dignas para toda la plantilla.

El Ministerio de Transportes fijó unos servicios mínimos que iban del 73 % al 82 % en vuelos nacionales hacia o desde las islas y del 53 % al 58 % en los peninsulares cuyo tiempo de desplazamiento en transporte público fuera superior a 5 horas e internacionales, mientras que en los peninsulares cuyo tiempo de desplazamiento en transporte público fuera inferior a 5 horas, que únicamente estaban programados durante los días de huelga en Barcelona, eran del 36 %. Dado que, durante las seis jornadas de huelga, Ryanair tenía previsto efectuar 2.649 operaciones, en torno a 440 movimientos diarios, ofertando más de 500.000 asientos en sus diez aeropuertos bases españolas: Madrid, Málaga, Barcelona, Alicante, Sevilla, Palma de Mallorca, Valencia, Girona, Santiago de Compostela e Ibiza, la resolución del ministerio apuntaba a que hasta 440.000 pasajeros se verían afectados, con una media de 73.200 cada día de la movilización.

El responsable de Vuelo de USO Sector Aéreo, Ernesto Iglesias, ha explicado que ya con la resolución de servicios mínimos del ministerio que de por si eran abusivos, estableciéndose en alrededor de un 80 % de los vuelos, «con argumentos tan peregrinos como la cumbre de la OTAN, dando por hecho que los mandatarios internacionales iban a volar con Ryanair», lo que ha hecho la empresa es sobrepasar ese límite, aplicando un 100 %, dejando vacío de contenido el derecho a la huelga.

Los trabajadores estuvieron recibiendo cartas de la compañía en las que se les informaba de que todos los vuelos eran servicios mínimos y de que si no atendían al vuelo asignado podrían ser represaliados con medidas disciplinarias, incluso con el despido, ha agregado. Además, la compañía ha citado a un 113 % más de personal que en un día normal para realizar «imaginarias» (guardias en el aeropuerto), con lo que Ryanair considera que, en cuanto a guardias, los servicios mínimos son del 213 % con respecto a un día equivalente (el pasado viernes), lo que los sindicato consideran «desproporcionado». Y ponen ejemplos de Ibiza, donde no hay nadie citado habitualmente, mientras que hoy hubo dos tripulantes notificados como servicios mínimos en sala de imaginarias, o de Valencia, donde únicamente hay una persona por las mañanas y hoy fueron citadas cuatro, también en turno de tarde.

Además de incumplir la resolución de servicios mínimos en cuanto a vuelos a operar, Ryanair también ha convocado como servicio mínimo, con el mismo tipo de carta conminadora, a un 113 % más de guardias o imaginarias en los aeropuertos. Por ello, ningún trabajador ha podido ejercer su derecho a huelga, salvo aquellos que están en sus días libres o sometidos a la presión y a la ansiedad que la situación les ha podido generar y que hayan podido darse de baja y no hayan acudido a volar. Los sindicatos lo van a poner en conocimiento de la Inspección de Trabajo y la Dirección General para que supervise con más detenimiento e interés lo que ya ha hecho y esperan que la empresa cumpla con los servicios mínimos y no aplique el 100 % en la próximas jornadas de huelga previstas, ha detallado. USO y Sitcpla se encuentran «indignados pero también realativamente satisfechos», ya que la atención mediática recibida y el hecho de que otros países hayan parado totalmente la operativa como Bélgica y algunos otros se hayan sumado como Francia, Portugal e Italia, «es ya un éxito», evidenciando que Ryanair tiene problemas dentro y fuera de España.

Los sindicatos belgas ACV PULS y CNE y el portugués SNPVAC convocaron a los tripulantes de Ryanair en esos países a hacer huelga los días 24, 25 y 26 de junio y, en Bélgica, la compañía decidió cancelar todos los vuelos, entre ellos varios con España, ante la posibilidad de que muchos TCP la secundarían, ya que allí no hay servicios mínimos. En Francia, el sindicato SNPNC convocó huelga el 25 y 26 de junio, mientras que, en Italia, UILTRASPORTI y FILT-CGIL lo hicieron el 25 de junio.