El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparece en el Palacio de La Moncloa tras el Consejo de ministros extraordinario celebrado esta mañana. | Kiko Huesca

101

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado un nuevo paquete de medidas hasta el 31 de diciembre para hacer frente al alza de la inflación derivada de la guerra en Ucrania, que tendrá un coste de 9.000 millones, que se eleva a 15.000 si se suman las medidas en vigor hasta la fecha y que ayudarán a contener el Indice de Precios de Consumo hasta final de año en 3,5 puntos. En rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros Extraordinario, Sánchez ha detallado que este nuevo paquete de medidas supone un esfuerzo extraordinario desde el punto de vista presupuestario, superior a 9.000 millones, que se desglosa en 5.500 millones en gasto para proteger a familias y empresas y 3.500 millones en rebajas fiscales. De este modo, hasta el final del año 2022 se habrá invertido cerca de 15.000 millones de euros en proteger a familias y empresas, más de un punto del PIB español.

Entre las nuevas medidas anunciadas por Sánchez, y con el fin de fomentar el uso del transporte público, figura una reducción a partir del 1 de septiembre del 50% del precio de todos los abonos mensuales y de cualquier tipo de abono de empresas de transporte estatal, como Renfe, y del 30% para los abonos de las modalidades de transporte que dependen de ayuntamientos y comunidades autónomas, descuento que pueden ampliar con recursos propios hasta el 50%. Asimismo, ha anunciado un aumento del 15% de las pensiones de jubilación e invalidez no contributivas, lo que supone un incrmento de 60 euros al mes (360 euros de aquí a finales de año), una ayuda directa de 200 euros para autónomos y desempleados de bajos ingresos que se podrá solicitar desde julio o la limitación del precio máximo del butano, que estará en vigor hasta el 31 de diciembre.

Noticias relacionadas

También se reducirá el IVA del recibo de la luz del 10% al 5% y se mantiene el resto de medidas relacionadas con la electricidad, como la ampliación del descuento del bono social, la suspensión del impuesto sobre el valor de la producción y reducción al mínimo del impuesto de la electricidad. En el ámbito de los carburantes, se mantiene también hasta final de año la reducción de 20 céntimos en el litro de combustible.

Con el objetivo de reforzar la protección a grupos más vulnerables, se mantienen las ayudas del Ingreso Mínimo Vital (IMV), la prohibición de suspender el suministro de energía, el tope a la subida de alquileres y que el aumento de costes energéticos no pueda suponer causa de despido en empresas que dependan de la Administración. Igualmente, se prorroga a septiembre el aplazamiento pago cuotas a Seguridad Social, se aprueban ayudas directas a la industria gas intensiva, se prorrogan las ayudas a la sequía y se extienden las ayudas a afectados por los afectados por la erupción del volcán 'Cumbre Vieja'.