Calviño, en una fotografía de archivo junto al alcalde de Vigo. | Twitter

11

La vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, ha asegurado este viernes que el Ejecutivo trabaja con un escenario de desaceleración de precios a partir de septiembre, después de que el Instituto Nacional de Estadística (INE) confirmase un IPC del 10,8 % en julio, su nivel más alto desde 1984. Así lo ha señalado Calviño en declaraciones a los medios de comunicación en Vigo, donde ha acudido para ser la pregonera del acto de celebración del Día de Galicia en la ciudad. La ministra ha asegurado que tanto el Banco Central Europeo (BCE) como el Banco de España prevén que los precios se desaceleren a partir de septiembre, pero ha reivindicado que el Gobierno ya ha tomado medidas que están siendo eficaces para contener el alza de los precios y apoyar a las rentas de las familias.

Calviño ha lamentado el importante alza de los precios de la energía en los mercados internacionales y de otras materias primas a raíz de la guerra en Ucrania, lo que, según ella, aceleró el aumento de precios en España. «Con Vladímir Putin hay que prepararse para lo peor y es lo que estamos haciendo, adoptando con nuestros socios europeos un conjunto de medidas que sean eficaces para amortiguar un posible impacto de sus decisiones», ha reivindicado la vicepresidenta primera del Ejecutivo de Pedro Sánchez. Todo ello después de que el INE confirmase este viernes que el Índice de Precios de Consumo cayó un 0,3 % en julio en relación al mes anterior, aunque disparó su tasa interanual hasta el 10,8 % puntos, su nivel más alto desde septiembre de 1984 y seis décimas por encima de la registrada en junio.

La vicepresidenta ha asegurado que España «puede y debe» ser solidaria con el resto de Europa y convertirse en un «centro logístico» que pueda suministrar gas al resto del continente. Según ella, España debe ser solidaria con los países que tienen una mayor exposición a la guerra en Ucrania, al igual que el resto de estados fueron solidarios con España en las peores etapas de la pandemia.

«España está en una buena disposición para convertirnos en un centro logístico que pueda suministrar gas al resto de Europa. Para ello tenemos que reforzar los gaseoductos, las interconexiones eléctricas tanto con Francia como con Italia y por eso desde el Gobierno acogemos favorablemente esas iniciativas que tienen que ser abordadas por el conjunto de la Unión Europea para mejorar la autonomía estratégica del conjunto de Europa en este contexto internacional», ha dicho Calviño tras ser preguntada sobre la petición de Alemania de construir un gaseoducto en España para aliviar la dependencia de Rusia.

Cuestionada sobre cómo se podría financiar ese gaseoducto, la titular de Economía del ejecutivo central ha indicado que hay que analizar la forma de financiación más adecuada, «pero está claro que se trata de unas infraestructuras que benefician al conjunto de la Unión Europea, por tato tienen que contar con financiación de la UE». Además, ha añadido que el Gobierno está analizando qué acciones se pueden tomar en el corto plazo para reforzar las interconexiones (energéticas), como las que ya se están desplegando en la zona de Cataluña con Francia e Italia. «Se trata de ser solidarios porque es el momento de arrimar el hombro, de estar unidos y de responder de forma contundente», ha sentenciado.