0

El verano es una época propicia para los robos en viviendas. Los ladrones usan cada vez métodos más complicados para saber si una vivienda se encuentra vacía y, de este modo entrar a robar en ella.

La Policía Nacional ha alertado a través de su cuenta oficial de Twitter de una de estas técnicas: se trata introducir en la ranura de la puerta unos pequeños trozos de plástico, a modo de testigos.

Tras colocarlos, al cabo de unos días los ladrones comprobarán si los plásticos siguen en el mismo sitio de la puerta. Si es así, eso quiere decir que nadie ha entrado ni salido de la vivienda y está vacía, pudiendo así entrar para robar.

"¿Sabrías identificar testigos de plástico o hilos de pegamento?", se pregunta la Policía en el tuit, haciendo referencia a otro método parecido: los delincuentes colocan tiras de este hilo de silicona entre el marco y la puerta para comprobar si alguien reside en el inmueble. Si la puerta se abre, se rompe.

En cualquiera de los dos casos, si se ven estos testigos en forma de piezas de plástico o finas tiras de pegamento, lo que hay que hacer es no entrar en el domicilio, no tocar absolutamente nada y llamar al 091.

Además, la Policía recomienda la instalación de puertas blindadas o con, al menos, dos puntos de cierre. Asimismo, aconsejan prestar atención a la puerta, sobre todo si la vivienda está vacía durante largos periodos de tiempo.