El incendio forestal que se inició la noche del sábado en Vall d'Ebo (Alacant) ha obligado al desalojo de numerosas personas. En la imagen una avioneta realiza una descarga de agua sobre las llamas que avanzan hacia una zona de viviendas en la Atzubia. | Efe

0

Los incendios siguen siendo noticia en distintos puntos de la Península Ibérica este lunes 15 de agosto, festivo para muchos a lo largo y ancho de la geografía española. Los trabajos nocturnos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) han dado «buenos resultados» para detener el avance de los incendios de Añón de Moncayo (Zaragoza) y Les Useres (Castelló), pero las rachas de viento y la complicada orografía complican las tareas en el declarado en la Vall d'Ebo (Alacant), donde hasta 47 personas desalojadas han pernoctado en el albergue provisional de Pego, instalado en el Espai Veïnal por parte de la Cruz Roja.

Así, en Añón de Moncayo el ataque directo a la cabeza del incendio con maquinaria de ingenieros y la rápida reacción ante sus diferentes reproducciones han permitido mantener el fuego dentro de su perímetro, lo que podría permitir este lunes el regreso paulatino de los vecinos evacuados, según ha informado la UME. El fuego, declarado este sábado, obligó a evacuar a unas 1.300 personas de ocho poblaciones; durante el día, entre 350 y 400 efectivos trabajaron para tratar de controlarlo y fueron relevados por otros 250 con nueve cuadrillas terrestres, nueve autobombas del Gobierno de Aragón, dos BRIF, dos secciones de la UME y los dispositivos de la Diputación de Huesca y Zaragoza y el Ayuntamiento de Zaragoza. Este lunes al mediodía se ha dado por estabilizado y la superficie afectada equivale a un perímetro de unos cincuenta kilómetros.

Mientras en Castelló, en Les Useres concretamente, las tareas nocturnas han permitido avanzar hacia el control del perímetro del incendio, que ha quemado unas 350 hectáreas: la mejora de las condiciones metereológicas han favorecido las labores de extinción, entre ellas el ataque directo con autobomba y la defensa de puntos sensibles como el casco urbano u otros diseminados, como granjas. A partir de las 8:00 horas de este lunes se han movilizado siete medios aéreos y se han incorporado dos más a las 9:30 horas, aunque fuentes de Emergencias de Generalitat valenciana han indicado que se ha solicitado otro medio aéreo más al Gobierno, además de una aeronave de coordinación.

En Vall d'Ebo (Alacant) las condiciones no han sido tan favorables y las rachas de viento y la complicada orografía están dificultando las tareas de extinción del fuego, que ha calcinado ya más de 3.500 hectáreas y obligado al desalojo de un millar de personas. No obstante, la UME destaca que, aunque aún no se ha conseguido contener el avance del incendio, se están realizando diferentes estrategias de extinción como el ataque directo con autobomba o las quemas de ensanches para minimizar el impacto sobre la población. El objetivo principal de la dirección de la extinción, añade la UME, es defender los municipios afectados, algunos de los cuales ya han sido evacuados, como las pedanías de Benirrama, Beniali, Benissiva, Benataia o Alcalà de la Jovada.

Según ha informado Cruz Roja, en relación a este último incendio se ha destinado 10 especialistas en emergencias, entre logísticas, técnicos en emergencias sanitarias y socorristas de Cruz Roja de Xàbia y Dénia, que este domingo atendían a 40 personas. En la instalación han pernoctado 21 hombres, 15 mujeres, siete niños y cuatro niñas. Por la mañana de este lunes hasta 50 hombres y 51 mujeres que han acudido a la instalación, donde se disponen de cama, comida bebida y se les proporciona información. Según la organización, muchas familias y personas han podido ser realojadas en viviendas de familiares y conocidos.

Por su parte, llegan buenas noticias desde el levante peninsular ya que el incendio forestal declarado en el paraje de La Patoja, en el término municipal de Jumilla (Murcia), se ha dado por extinguido a las 12.00 horas de este lunes tras arrasar unas 400 hectáreas desde el pasado sábado debido a la caída de un rayo.