La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida (2d), se dirigen a hacer una ofrenda floral en honor a la Virgen de la Paloma, este lunes, en Madrid. | Efe

6

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha acusado este lunes al Gobierno de realizar una política de «censura energética» en Madrid y en una ciudad como la capital que «tiene mayor vida nocturna», en mitad de la campaña de verano y con unas medidas que «no tienen el consenso» de los sectores afectados. «Madrid no se va a apagar por decreto, se va a apagar porque Sánchez así lo impone, de manera autoritaria y sin consenso. Han ido contra mí y contra mi Gobierno, pero nosotros iremos a los tribunales. Aquí las leyes se cumplen, pero quiero defender el interés de los madrileños», ha recalcado la presidenta a los medios de comunicación en la Plaza de la Villa.

Ayuso ha lamentado que la capital de España sea «la que apague antes sus escaparates» ante un decreto que «afecta al turismo». «Nos parece insensato que seamos la capital de Europa que antes apaga sus escaparates, a manos de un decreto que atenta directamente contra la libertad de horarios comerciales de la Comunidad de Madrid, afectando especialmente al turismo y al comercio», ha afirmado.

En esta línea, ha reiterado que estas decisiones se han tomado «a mitad de la campaña de verano» y que afectará a «tantos locales privados, que siempre se les está cambiando las reglas del juego». «Nosotros hemos respondido a esa crisis energética de forma responsable con campañas reciclaje, apelando al consenso y al diálogo. Madrid se apagará si Sánchez lo impone», ha señalado la presidenta madrileña.

Ayuso ha afirmado que presentarán «próximamente» un recurso ante el Tribunal Constitucional contra el decreto porque están estudiando más artículos para «reforzar su posición». «Vamos a ir al Tribunal Constitucional a recurrir este decreto con todas las herramientas que proporciona el Estado de Derecho para demostrar que no se ha actuado correctamente y conforme a la ley», ha dicho. Asimismo, la líder del PP de Madrid ha recalcado que el presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, coincide con ella en que este decreto retrata al Gobierno como «autoritario, arbitrario y chapucero» y que está «lejos de las recomendaciones que ha pedido la Unión Europea».

En este sentido, la presidenta de Madrid ha anunciado este lunes que el Gobierno autonómico reducirá en un 50 % el precio de los abonos de transporte mensuales a partir del próximo 1 de septiembre y hasta el 31 de diciembre de este año. Así lo ha explicado a los medios de comunicación en la Plaza de la Villa, después de la entrega de las Palomas de Bronce, donde ha subrayado que esta reducción se realizará en todos los transportes de la región, es decir, en el Metro de Madrid, los autobuses y en Cercanías. «Las tarifas del agua en la Comunidad de Madrid, así como las del transporte llevan congeladas una década y el transporte público está fuertemente subvencionado pues el 70% corre a cargo la administración autonómica y no de los viajeros, pero queremos seguir ahondando en estos refuerzos», ha firmado la presidenta. Por eso, ha defendido, la Comunidad de Madrid unirá a esta congelación de tarifas una reducción del 50 % al precio de los abonos de transportes mensuales desde el 1 de septiembre al 31 de diciembre.