«Las pruebas genéticas constituyen una herramienta de enorme valor para el diagnóstico precoz y para mejorar el pronóstico en enfermedades de alto impacto sanitario y social, como las enfermedades raras, las oncológicas e incluso las enfermedades sin diagnóstico», ha apuntado Darias. | Pixabay

El Consejo de Ministros ha autorizado este martes la distribución territorial de los fondos para consolidar la medicina personalizada de precisión, con una primera partida de 40 millones de euros que servirán para desarrollar el plan conocido como 5P. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha informado en rueda de prensa de que la distribución de los 40 millones de euros se hará a las comunidades autónomas según el convenio con Farmaindustria «para poner en marcha todo el sistema de medicina más innovadora, segura, eficiente y de precisión», basado en la genética y la genómica.

Es conocida como medicina 5P por la letra inicial de «personalizada, predictiva, preventiva, participativa y poblacional» y, según ha remarcado Darias, «representará una medicina casi a la carta». Tendrá continuidad en 2023 con otros 60 millones de euros si se aprueba la ley de presupuestos ahora en trámite parlamentario, que incluye esa partida que completa los 100 millones de lanzamiento del programa. «Las pruebas genéticas constituyen una herramienta de enorme valor para el diagnóstico precoz y para mejorar el pronóstico en enfermedades de alto impacto sanitario y social, como las enfermedades raras, las oncológicas e incluso las enfermedades sin diagnóstico», ha apuntado la ministra.

También son de utilidad para el tratamiento farmacológico, como es el caso de los biomarcadores específicos que dan más eficiencia al uso de medicamentos, ha añadido. Las pruebas de cribado a cualquier edad, por ejemplo, se incorporarán a la cartera de prestaciones del Sistema Nacional de Salud (SNS), ha especificado Darias, quien ha detallado que el lanzamiento del plan 5P consta de tres fases. En primer lugar se ha actualizado la cartera del SNS en materia genética, según aprobó el Consejo Interterritorial en diciembre de 2021 y cuya actualización estará efectiva cuando se publique la orden ministerial «en breve».

Una vez se complete la actualización de la cartera, se concretará en el catálogo de prestaciones, «para que cualquier persona en cualquier lugar de España tenga en el catálogo a qué tipo de pruebas genéticas tiene derecho». Para ello, el ministerio está «trabajando en dieciocho áreas temáticas específicas» y «la primera que va a ver la luz será la de oncohematología a principios de 2023», ha apuntado la ministra de Sanidad. La tercera fase será la parte organizativa del modelo, para la cual Darias espera que se haga «de manera coordenada y cohesionada en todas las comunidades autónomas».