La ministra de Igualdad en un encuentro con mujeres. | Efe

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha celebrado este lunes que la Fiscalía General del Estado haya unificado criterios para «aplicar adecuadamente» la Ley de Garantías de la Libertad Sexual, conocida como Ley 'solo sí es sí'. A través de su cuenta de Twitter ha destacado que la Fiscalía «reafirma la jurisprudencia consolidada, revisión sin automatismos y observando el Código Penal completo». «La Ley Solo sí es sí es sólida y sirve para proteger los derechos de las mujeres», apunta en la red social.

Fuentes del departamento que dirige han señalado a Europa Press que la Fiscalía señala en su decreto de obligado cumplimiento que ya existe en España un derecho transitorio consolidado y recuerdan que esta afirmación coincide con lo expresado por Igualdad todos estos días, sobre que hay que ir caso por caso y huir de automatismos, y que los hechos deben ser revisados con el nuevo código penal completo, aplicando la ley en su totalidad y no de forma fragmentada. Las mismas fuentes indican que, para Igualdad, este decreto del Ministerio Fiscal es un paso imprescindible y necesario para aplicar la ley correctamente y en su totalidad.

Noticias relacionadas

Otro departamento del Gobierno interpelado en esta situación, el Ministerio de Justicia, ha valorado la instrucción de la Fiscalía para reducir los supuestos en que se pedirá rebajar penas por delitos sexuales en aplicación de la ley del solo sí es sí, pues cree que ayudará a «armonizar la revisión de sentencias».

Fuentes del departamento que dirige Pilar Llop han indicado que, al limitar los casos en que se aplicarán rebajas de penas, la Fiscalía respeta «el espíritu de la norma», y agradecen «la rapidez con la que ha actuado» el Ministerio Fiscal. Las mismas fuentes subrayan que «la elección entre la nueva y antigua ley ha de hacerse de manera global, en bloque, en su totalidad». Y añaden que la nueva ley recoge una privación de patria potestad o inhabilitación para su ejercicio que «es de imperativa imposición en los casos de delitos de agresión sexual con víctima menor de edad».