Repartidor de Glovo en el Casc Antic. | M. À. Cañellas

La empresa de reparto Glovo «va a recurrir» la propuesta de sanción que ha impuesto la Inspección de Trabajo por valor de 57 millones de euros por empleo de falsos autónomos y por trabajo irregular de personas extranjeras, según han declarado a EFE fuentes de la compañía. Glovo ha reaccionado así ante la imposición de dichas multas, confirmada por fuentes del Ministerio de Trabajo, tras actuaciones llevadas a cabo por la Inspección de Trabajo y Seguridad (ITSS) Social en la empresa en Madrid. La propuesta de sanción ha sido adelantada por la cadena SER. Respecto al expediente, Glovo ha alegado que el período inspeccionado al que se refiere es anterior a la entrada en vigor de la conocida como Ley Rider -que se aplica desde agosto de 2021-.

La llamada Ley Rider fue aprobada con el objetivo de acabar con el uso de «falsos autónomos» como repartidores obligando a contratarlos como asalariados. En ese sentido, las fuentes de Glovo han argumentado que al considerar que no es consecuencia de esa ley la propuesta de sanción hace referencia a «un modelo operativo que ya no existe en España». Tras el momento de la publicación de la ley en el Boletín Oficial del Estado, Glovo anunció que mantendría a la mayoría sus repartidores como autónomos bajo un nuevo modelo de relación.

«No existe ningún informe de la Inspección Laboral ni ningún tipo de pronunciamiento judicial sobre el nuevo modelo inédito actualmente disponible en España», según han subrayado este martes las fuentes de Glovo. La propuesta de sanción conocida este martes afecta a dos irregularidades. Por un lado, 7.022 faltas de alta de trabajadores en la Seguridad Social por una cuantía de 32,9 millones a los que se suman el acta de liquidación, que responde a la falta de cotización de esos trabajadores en el Régimen General de la Seguridad Social y que asciende a 19 millones.

Además, se ha sancionado con 5,2 millones por trabajo irregular de personas extranjeras sin el correspondiente permiso de trabajo, una medida que afecta a 813 personas. El pasado septiembre, la Inspección de Trabajo notificó también otra multa de 79 millones de euros a Glovo en Barcelona y Valencia, por tener a 10.614 trabajadores como falsos autónomos. Entonces, Glovo argumentó también que el período inspeccionado era anterior a la Ley Rider. En total, Glovo España acumula 205,3 millones en multas (actas de infracción y actas de liquidación) que afectan a 37.348 trabajadores.