Captura de video de la comparecencia ante los medios del líder de la agrupación de electores Se Acabó la Fiesta, Luis ‘Alvise’ Pérez, que ha irrumpido como sexta fuerza política en el Parlamento Europeo con tres diputados. | Ballesteros

TW
65

El comunicador político Luis 'Alvise' Pérez, que encabeza la agrupación 'Se Acabó la Fiesta' y que ha logrado entrar en el Parlamento Europeo con tres escaños, ha advertido que empleará «mano dura» con los narcotraficantes, corruptos y criminales «que han entrado a España ilegalmente y que campan a sus anchas». Los números dos y tres, que lo acompañarán son Diego Solier yNora Junco García.

Así se ha expresado Alvise delante de su electorado tras conocerse los resultados de los comicios europeos en los que la formación que encabeza ha logrado cosechar casi 800.000 votos y situarse al mismo nivel que Sumar y la coalición Ahora Repúblicas de ERC y Bildu. En su discurso Alvise ha lamentado que España se haya convertido en «la fiesta de los corruptos, de los mercenarios, pedófilos y violadores» y que, además, se necesiten «más papeles» para «los tomates» de los agricultores españoles que «un inmigrante ilegal para entrar» en España.

Dicho esto, ha avisado de que empleará «mano dura» y construirá una «megacárcel sin piscinas, ni gimnasios, donde meter, previa reforma legislativa, a todos aquellos políticos que viven de la impunidad, el robo y la traición a todos los españoles», ha señalado, citando al expresidente del Gobierno Felipe Gonzáles, y al exministro de Defensa socialista José Bono. El cabeza de lista de 'Se Acabó la Fiesta' ha insistido en que en esa prisión quiere «meter a Pedro Sánchez». «Pedro, calienta que sales (...) y más vale que te escondas en un maletero porque te vamos a meter en prisión», ha lanzado, desatando los gritos y aplausos de sus electores.

En este punto, Alvise también ha avisado de que dirá «no a la Europa asesina» que quiera que España participe en una guerra inminente para que «miles de españoles mueran y sus cadáveres se pudran en suelos extranjeros». «Ni un solo español morirá en una guerra que solo beneficia a la casta de países extranjeros», ha apostillado».

Así lo ha celebrado

Con un discurso lleno de promesas de deportación de inmigrantes y de políticos a la cárcel, 'Alvise' ha montado su propia fiesta tras irrumpir en el Parlamento Europeo como sexta fuerza más votada en España. Con un sello de la discoteca Cats en la mano y una consumición gratis, decenas de seguidores han ido llenando esta conocida discoteca madrileña de ambiente universitario desde las 20:00h Un ambiente tranquilo y calmado, con mucha gente joven y que ha estallado cuando a las 23:00 horas, la señal en directo de televisión confirmaba los mejores pronósticos para la formación, que logra tres eurodiputados. El júbilo por la victoria continuó, aún más si cabe, cuando el equipo de comunicación de Pérez ha lanzado camisetas y gorras con el logo característico de la formación, una ardilla con una máscara de la conocida película 'V de Vendetta'.

Con gritos de 'Alvise' y 'presidente', Pérez ha irrumpido en el escenario con un discurso en el que ha esbozado sus intenciones en política, entre jaleos y ovaciones de sus seguidores. La entrada de Pérez ha venido precedida de un vídeo resumen de su campaña electoral, en la que ha recorrido España con un megáfono y una furgoneta propagando su mensaje por las redes sociales, donde tiene gran popularidad entre los círculos de extrema derecha. De hecho, sus resultados electorales, que rozan los 800.000 votos, casi son calcados a los más de 880.000 seguidores que tiene en la red social Instagram. Especialmente aplaudido ha sido el discurso de Pérez contra los medios de comunicación, que se ha traducido en insultos a los periodistas presentes, a los que se les ha tachado de «mercenarios» y «manipuladores». También ha recibido insultos el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a quien Alvise ha prometido meter en la cárcel si llega al poder. Con un 'Viva España', ha cerrado el evento, en el que ha prometido mano dura contra lo que considera una clase política que «mama de la teta del estado» y los inmigrantes ilegales, a los que ha confiado en deportar cuando «reviente las urnas» en unas próximas elecciones generales.