Si hay algo que caracteriza un concurso de belleza, más allá de la apariencia de quienes participan, es la deportividad. Mantener la sonrisa mientras es otra la persona que gana no es fácil, pero en estos certámenes se mantiene la compostura. Sin embargo, la modelo Vanessa Domínguez no pudo contener la frustración de quedarse a las puertas de ser finalista en el concurso Miss Colombia.

La participante, la señorita Bogotá, estaba en el escenario junto a la señorita Antioquia, Vanessa Pulgarín, a la espera de que Andrea Serna anunciara quién de las dos sería la tercera finalista del certamen. Cuando la presentadora dijo el nombre de Pulgarín, Domínguez no pudo disimular su frustración.

Su cara, tanto a través del vídeo como en forma de memes, ha recorrido las redes sociales.