0

Uno de los problemas más habituales para las personas que tienen plantas en su vivienda es encontrarlas marchitas cuando regresan de las vacaciones de verano. Normalmente por la falta de agua y por haber estado un largo periodo desatendidas, las plantas pueden acabar muriendo. Sin embargo, existen una serie de trucos sencillos para revivirlas.

No obstante, si la planta vuelve a estar expuesta a la deshidratación durante varios días es probable que ya no sea posible revivirla, por lo que es fundamental cuidarla también durante las vacaciones instalando, por ejemplo, un sistema de riego automático.

El primer paso para revivir una planta es "eliminar los tallos y las flores marchitas", explican los expertos de Verdecora. En el caso de no quitar las partes dañadas, "la planta seguirá haciendo un esfuerzo por enviarles salvia y nutrientes", por lo que no tendrá la energía suficiente para rehidratarse y sanar.

Una vez hecha la poda, el segundo paso es comprobar por qué se ha secado o por qué está en mal estado. Además de la falta de agua, hay que evaluar otros factores que hayan influido como "un exceso de exposición solar". Asimismo, antes de revivirla hay que comprobar que no haya actuado ninguna plaga.

Teniendo en cuenta estos dos pasos, el tercero consistirá en "volver a hidratar a conciencia". No se trata de llenar la planta de agua porque puede ser aún más perjudicial, sino de añadir el grado de humedad óptimo. Así, resulta esencial "eliminar la capa superficial de tierra" porque "la deshidratación apelmaza el sustrato". Después, trata de sacar la parte del sustrato que se adhiere a las raíces de la planta de la maceta.

Cuando la planta esté fuera y antes de ser trasplantada, se aconseja sumergirla en agua templada durante aproximadamente 10 minutos. "Pasado ese tiempo, dejaremos escurrir el exceso de riego antes de volver a ubicarla en su lugar original", añaden.

El cuarto paso sería plantarla en una maceta de mayor tamaño añadiendo sustrato nuevo para permitir que las raíces crezcan de nuevo. El último paso sería hidratar de nuevo la planta con un pulverizador de agua por la sequedad del ambiente, sobre todo por las altas temperaturas en verano.