0

Este 17 de octubre se cumple un año desde que Kiko Rivera se sentara en el plató del Deluxe para dar explicaciones acerca de una nueva infidelidad hacia Irene Rosales. Al poco tiempo de empezar a hablar, la entrevista dio un giro de 180 grados, orientándose a los problemas existentes entre Isabel Pantoja y él.

La cantante llamó en directo para darle su apoyo, sin embargo el DJ verbalizó que su madre no entendía por la situación psicológica que estaba pasando y no estaba sintiéndola cerca cuando él la necesitaba. Una demanda contra su tío Agustín y el fallecimiento de su abuela doña Ana, madre e hijo se han reencontrado de nuevo.

El conflicto se inició el 2 de agosto de 2020, día en el que la familia se encontraba celebrando el cumpleaños de la cantante en Cantora. Fue entonces cuando Kiko Rivera se encontró con una habitación llena de enseres de Paquirri, objetos que Isabel Pantoja habría denunciado que le fueron robados para no entregárselos a Fran y Cayetano Rivera.

Este descubrimiento enfureció a Kiko y abandonó la finca junto a Irene Rosales y sus hijas para no volver hasta el 29 de septiembre de 2021 para despedir a su abuela.

A partir de entonces, se interesó por conocer la verdad y comenzó a descubrir que no había obtenido el dinero correspondiente que le había dejado su padre en herencia.

Cuando tuvo cierta información, hizo un programa especial en Telecinco, Cantora: La herencia envenenada para revelar a los telespectadores lo que había descubierto.

Cinco portadas de revista, cuatro Deluxe y un programa de Cantora: La herencia envenenada después, Kiko Rivera ha protagonizado las críticas más duras hacia la tonadillera, asegurando que jamás iba a volver a tener relación con ella.

Sus dos primeras intervenciones en la revista Lecturas, con el valor añadido de que era Mila Ximénez, una enemiga histórica de su madre, quien le entrevistaba, le reportarían un beneficio de 80.000 euros, según Viva la vida.

"Mi madre estaría mejor en la cárcel que en Cantora", llegó a pronunciar en otra de sus entrevistas publicada en marzo de 2021. Por esta y otras incendiarias declaraciones que la revista Lecturas llevaba en su interior habría llegado a ganar entre 25.000 y 30.000 euros, asegura el programa.

Tan solo dos meses después, era Jorge Javier Vázquez quien le entrevistaba. "Prefiero morirme sin abrazar a mi madre", sentenciaba en una nueva publicación que le habría aportado 25.000 euros más, según varios expertos recogidos por el programa.

Paralelamente, Kiko Rivera comenzó una guerra con Anabel Pantoja por no defenderle delante de Isabel Pantoja y querer seguir apostando por mantener la misma relación con ambos. Esto le permitió volver a estar en primera línea, con un nuevo giro argumental en la historia y la posibilidad de hacer enfrentamientos en directo con ella en el plató del Deluxe.

Este 13 de octubre, tan solo dos semanas después del fallecimiento de Doña Ana y su ausencia en la boda de Anabel Pantoja, Kiko Rivera volvía a la portada de la revista Lecturas anunciando su reconciliación con su madre. Esta intervención podría estar unida a otra entrevista posterior que tendría que realizar en los próximos días y ambas le aportarían la cantidad de 60.000 euros, afirman desde Viva la vida.

Dosificando su historia para relatarla de manera entrelazada entre revistas y programas de televisión, habría llegado a desembolsarse unos 380.000 euros. En los últimos días, el DJ decidió perdonarle a su madre la deuda, retirar a su tío la demanda y que todo vuelva a la normalidad, no sin antes abrir una nueva polémica en contra de su prima Anabel Pantoja y su hermana Isa.