0

Todo el mundo se ha quejado de un jefe en algún momento de su carrera, pero hay una gran diferencia entre trabajar con alguien que a veces pueda ser un poco irritante y estar bajo las órdenes de un superior tóxico.

El Daily Mail ha recogido la opinión de Lorna Dunning, una coach de desarrollo personal y profesional, que ha identificado los diez signos que te pueden revelar si tu jefe es tóxico.

1. Te menosprecia, te ridiculiza o muestra un comportamiento grosero o irrespetuoso.

2. Muestra un comportamiento agresivo, enfadado o de confrontación hacia ti, lo que te hace tener miedo de sus reacciones.

3. Se atribuyen el mérito de tu trabajo o se ponen a sí mismos en el centro de atención.

4. Te ponen frente a sus errores.

5. Estás excluido de las reuniones en las que debes estar para hacer tu trabajo con éxito.

6. No puedes tomar decisiones en consonancia con tu función/nivel de antigüedad.

7. Estás desproporcionadamente enfocado en las necesidades de tu jefe, a diferencia de las verdaderas prioridades de tu rol y metas.

8. Estás cuestionando tu capacidad en áreas en las que alguna vez te sentiste seguro, tu autoestima ha disminuido.

9. Estás temiendo las consecuencias de su insatisfacción.

10. Te sientes demasiado nervioso, ansioso por el trabajo.