La cantante mexicana Paulina Rubio. | Efe

0

Paulina Rubio protagonizó en uno de sus conciertos en Phoenix, Arizona, un momento que ha sido muy comentado. La artista decidió parar su actuación de forma repentina para denunciar una presunta agresión por parte de uno de los guardias de seguridad que se encontraba en el recinto. Los hechos ocurrieron el pasado 18 de mayo, cuando la cantante bajó del escenario para cantar entre el público el tema Nena. Justo en ese momento pidió a los miembros de su grupo que dejasen de tocar. «Señor, tú me tocaste y eres un guardia de seguridad, no mi novio. Avergüénzate», dijo visiblemente enfadada ante la sorpresa de los presentes. Hasta la fecha no ha trascendido si la artista o su equipo han tomado medidas contra el vigilante.

La artista está viviendo un momento complicado, ya que hace un mes su madre fue diagnosticada de cáncer de páncreas. El hermano de Paulina, Enrique Rubio, fue el encargado de dar la noticia: «Ya se encuentra recibiendo el tratamiento adecuado y ambulatorio en el Hospital Mount Sinai en la ciudad de Miami. Sus hijos, sus nietos y toda su familia están unidos y enfocados en su recuperación, con plena confianza en el equipo médico que la asiste y que cuenta con la máxima experiencia en este tipo de cáncer».

La cantante también le dedicó unas bonitas palabras a través de su Instagram. «Mamita, mujer fuerte, así me lo demuestras desde que nací. Siempre cálida, de carácter íntegro y con una personalidad imponente. Nada jamás te detiene. Juntas saldremos adelante, mi fe en tu pronta recuperación es inquebrantable. Estás en muy buenas manos, sé que los médicos que te atienden, lo hacen con el corazón. Ya sabe que te amo y seguiremos sonriendo y caminando juntas de la mano», escribió.