1

La familia de Mario Biondo sigue confiando en que España reabra el caso de su muerte, más aún cuando la justicia italiana concluyó esta semana que el operador de cámara, marido de Raquel Sánchez Silva, pudo ser víctima de un homicidio y que los agresores manipularon la escena del crimen para que todo pareciera un suicidio. Esta es la conclusión de la justicia española sobre este mediático caso, pero el auto del juez italiano llena de esperanza a la familia para que se sepa realmente la verdad de los hechos.

Nueve años después de la muerte de Mario Biondo, el auto, firmado por el magistrado Nicola Aiello, no solo se recoge que hay suficientes indicios para considerar la idea del asesinato, y da una dura bofetada a la investigación española. A pesar de los indicios, las pruebas indiciarias y las pesquisas obtenidas por un equipo de abogados y criminólogos, la justicia italiana se ve obligada a archivar el procedimiento debido a la imposibilidad de continuar con la investigación.

Noticias relacionadas

Aluden a "limitaciones procesales" para derivar la causa a los tribunales españoles, cuestionando las decisiones que se tomaron al respecto de este caso, prestando poca atención, por ejemplo, a las innumerables contradicciones de Raquel Sanchez Silva, viuda de Mario, y que deberían haber servido para realizar escucha telefónicas o considerar nuevas testificales.

Según ha publicado 20minutos, la familia sigue confiando en que, más pronto que tarde, se reabra el caso en España y se puedan esclarecer los verdaderos motivos del asesinato de Mario y las identidades de los responsables. El mismo medio ha podido saber que en dos informes diferentes se señala a dos personas, una mujer y un hombre, como los acompañantes del italiano en la noche en la que murió. Personas de su máxima confianza y que, tras haber usado cables para un supuesto estrangulamiento, habrían alterado el escenario para salir airosos.

Los padres de la víctima se muestran agradecidos por el auto judicial y explican a 20minutos que "por fin le hemos devuelto la dignidad a nuestro hijo". Combativos y determinantes, insisten en que solicitarán la reapertura en nuestro país: "España va a temblar ahora", dice Emanuela, hermana de Mario, a este periódico.