La actriz y presentadora Carmen Sevilla, en una imagen de archivo. | Ultima Hora

1

Con la esperanza de vida en aumento y teniendo en cuenta que afecta a un tercio de los mayores de 85 años, el mal de Alzheimer podría triplicarse en 2050 si no se logra curar antes, afectando a más de un millón y medio de personas en España, lo que amenazaría con colapsar el sistema sanitario. Es la advertencia que lanza la Fundación Pasqual Maragall con motivo del Día Mundial del Alzhéimer, que se celebra cada 21 de septiembre, bajo el lema «Un día para olvidar». El mensaje enfatiza la voluntad de la organización de borrar esta fecha del calendario, lo que significaría que ya se ha curado esta enfermedad neurodegenerativa.

Pasqual Maragall es probablemente el ejemplo más claro de una persona de notoriedad pública que tras ser diagnosticado ha realizado importantes labores para ayuda a visibilizar e investigar esta enfermedad. La Fundación Pasqual Maragall para la Investigación sobre el alzhéimer nació en abril de 2008, fruto del compromiso público de Pasqual Maragall, ex-alcalde de Barcelona y presidente de la Generalitat de Cataluña, tras ser diagnosticado de esta enfermedad.

No es el único. Otras personalidad, con el simple hecho de padecerla, también han servido para dar luz a una enfermedad que requiere más investigación. Carmen Sevilla lleva años conviviendo con esta el Alzheimer. En el año 2010 decidió abandonar la televisión, donde se había convertido en toda una imprescindible desde su irrupción en los años 70, debido a sus continuos despistes. Unos despistes que pocos años más tarde fueron diagnosticados.

Otro ejemplo es Adolfo Suárez que falleció sin recordar que había sido presidente de la primera Democracia, tal y como comentó su hijo Adolfo Suárez Illana. También recuerda que solamente respondía a estímulos afectivos como el cariño.

El expresidente de los Estados Unidos Ronald Reagan también padeció el alzhéimer. De hecho, empezó a notar las primeras señales de la enfermedad cunado todavía estaba en el despacho oval dirigiendo el país, durante su segundo mandato.